Internacionales Internacionales - 

Nayib Bukele se declara ganador con más del 85% de los votos

Nayib Bukele aseguró que "de acuerdo a nuestros números, hemos ganado la elección presidencial con más del 85% de los votos y un mínimo de 58 de 60 diputados".

AFP
Por AFP

Nayib Bukele se declara ganador con más del 85% de votos en elecciones de El Salvador. "De acuerdo a nuestros números, hemos ganado la elección presidencial con más del 85% de los votos y un mínimo de 58 de 60 diputados de la Asamblea Legislativa, aseguró. Su mensaje fue recibido con el estallido de juegos pirotécnicos en San Salvador.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fnayibbukele%2Fstatus%2F1754307883586494722&partner=&hide_thread=false

"No, no debería incluirla. Creo que no es necesario la reforma constitucional", insistió el mandatario, que goza de un apoyo popular de 90% según la encuesta de Latinobarómetro 2023. "No, no debería incluirla. Creo que no es necesario la reforma constitucional", insistió el mandatario, que goza de un apoyo popular de 90% según la encuesta de Latinobarómetro 2023.

Bukele, consideró innecesaria una reforma constitucional para avalar la reelección indefinida en el país centroamericano.

El mandatario no ha dicho directamente si, tras un eventual segundo periodo, en un futuro podría volver a postularse. A inicios de enero, el mandatario en un foro en la red social X sostuvo que: "Yo solo estoy autorizado para correr por un segundo periodo, de hecho actualmente la norma constitucional me prohíbe explícitamente el tercero".

En El Salvador estuvo prohibida la reelección hasta la llegada de Bukele al poder. Por eso opositores y abogados afirman que su postulación es inconstitucional, habilitada por magistrados designados por un Congreso afín.

Minutos antes de que concluyeran las elecciones presidenciales y legislativas a las 23H00 GMT, Bukele rechazó las críticas de organismos de derechos humanos al régimen de excepción, al señalar como "errores" la detención de miles de inocentes.

"Cambiamos la capital mundial del asesinato, el país más peligroso del mundo en el país más seguro del hemisferio occidental y la única manera de hacerlo es detener a todos los asesinos", afirmó Bukele en conferencia de prensa, después de votar. "Cambiamos la capital mundial del asesinato, el país más peligroso del mundo en el país más seguro del hemisferio occidental y la única manera de hacerlo es detener a todos los asesinos", afirmó Bukele en conferencia de prensa, después de votar.

El mandatario defendió que El Salvador tenga la tasa de encarcelamiento más alta del planeta y afirmó que todas las policías cometen errores.

Tras un sangriento fin de semana con 87 muertos, Bukele impuso un estado de excepción que suma casi 76.000 detenidos y redujo a mínimos históricos los asesinatos (oficialmente 2,4 por cada 100.000 habitantes en 2023) en el que antes fue el país con mayor índice de violencia criminal del mundo.

Pero organizaciones como Amnistía Internacional y Human Rights Watch denuncian arrestos arbitrarios, torturas y muertes en prisión. Unas 7.000 personas inocentes fueron liberadas, pero muchos siguen encarcelados sin poder comunicarse con sus familiares.

Bukele, expublicista de 42 años y quien goza de una abrumadora popularidad del 90%, no tiene adversarios de peso que amenacen su segundo mandato, por lo que pidió, más que votos para él, para el Congreso de 60 escaños, donde espera mantener la supermayoría calificada.

"El Salvador estaba con metástasis, pero hicimos cirugía, estamos en radioterapia, y vamos a salir sanos ya sin el cáncer de las pandillas", manifestó el mandatario, de gorra blanca, jeans y camisa celeste, color de su partido Nuevas Ideas. "El Salvador estaba con metástasis, pero hicimos cirugía, estamos en radioterapia, y vamos a salir sanos ya sin el cáncer de las pandillas", manifestó el mandatario, de gorra blanca, jeans y camisa celeste, color de su partido Nuevas Ideas.

Unos 6,2 millones de salvadoreños (740.000 en el exterior), estuvieron llamados a votar en estas elecciones vigiladas por miles de militares y policías, y por primera vez bajo estado de excepción desde que acabó la guerra civil en 1992.

Nayib Bukele.jpg

El Salvador mide en las urnas la popularidad de Bukele

Primera vez que el país tiene "democracia"

Bukele, de ascendencia palestina y quien se burla de sus críticos que le llaman "dictador", controla, además del parlamento, la justicia y el resto del aparato estatal.

"Nosotros no estamos sustituyendo la democracia, porque El Salvador jamás tuvo democracia, por primera vez en la historia que El Salvador tiene democracia, y no lo digo yo, lo dice el pueblo", aseguró. "Nosotros no estamos sustituyendo la democracia, porque El Salvador jamás tuvo democracia, por primera vez en la historia que El Salvador tiene democracia, y no lo digo yo, lo dice el pueblo", aseguró.

Magistrados renovados por ese Congreso interpretaron la Constitución a su favor y, pese a estar prohibida la reelección, le permitieron postularse de nuevo, lo que analistas y opositores consideran inconstitucional.

La oposición está en serios aprietos. Sus cinco candidatos apenas aparecen en las encuestas, incluidos el del izquierdista Frente Farabundo Martí (FMLN), Manuel Flores, y de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), Joel Sánchez.

"Tendrá suficiente tiempo para consolidar una dinámica de partido hegemónico", comentó el politólogo Álvaro Artiga, de la Universidad Centroamericana (UCA).

Viene la "prosperidad"

Este milenial asiduo en las redes sociales, que viste jeans y jersey, de barba bien cuidada y pelo engominado, llegó al poder en 2019 con 53% de los votos prometiendo "cambio" a una población harta del bipartidismo Arena-FMLN que no resolvió los problemas de inseguridad y pobreza.

"Ahora es nuestro tiempo para salir adelante. Ahora lo que viene para El Salvador es un período de prosperidad porque ya no hay un freno para poner un negocio, ya no hay freno para estudiar, ya no hay freno para trabajar, ya no hay freno para el turismo", dijo el presidente en la rueda de prensa. "Ahora es nuestro tiempo para salir adelante. Ahora lo que viene para El Salvador es un período de prosperidad porque ya no hay un freno para poner un negocio, ya no hay freno para estudiar, ya no hay freno para trabajar, ya no hay freno para el turismo", dijo el presidente en la rueda de prensa. "Ahora es nuestro tiempo para salir adelante. Ahora lo que viene para El Salvador es un período de prosperidad porque ya no hay un freno para poner un negocio, ya no hay freno para estudiar, ya no hay freno para trabajar, ya no hay freno para el turismo", dijo el presidente en la rueda de prensa. "Ahora es nuestro tiempo para salir adelante. Ahora lo que viene para El Salvador es un período de prosperidad porque ya no hay un freno para poner un negocio, ya no hay freno para estudiar, ya no hay freno para trabajar, ya no hay freno para el turismo", dijo el presidente en la rueda de prensa.

Un 29% de los 6,5 millones de salvadoreños que viven en el país son pobres, según la Cepal, y muchos siguen emigrando a Estados Unidos en busca de trabajo. Unos 3 millones viven en el exterior y envían remesas por 8.000 millones de dólares anuales, vitales para la población local.

Aún con todo y su popularidad, el presidente no logró que los salvadoreños usaran el bitcóin que en 2021 impuso como moneda de curso legal en una economía dolarizada, según él, para dinamizarla.

Con entre cinco y siete millones de seguidores en las redes X, Tiktok, Instagram y Facebook, Bukele, padre de dos niñas, promociona también megaproyectos y el turismo en "el país más seguro de América Latina".