DEPORTES Deportes -  8 de octubre 2021 - 11:45hs

Cristiano Ronaldo, apunta al mundial de Catar-2022

A sus 36 años, Cristiano Ronaldo cuenta con llevar a Portugal al Mundial de 2022 y más allá de la copa del mundo de Catar.

AFP
Por AFP

Inoxidable y a pleno rendimiento a sus 36 años, Cristiano Ronaldo cuenta con llevar a Portugal al Mundial de 2022 y más allá de la copa del mundo de Catar, rival el sábado de la Seleçao en un amistoso antes del partido clasificatorio decisivo contra Luxemburgo el martes, también en Faro (sur).

Para confirmar su billete al emirato del Golfo, Portugal también espera conservar su ventaja de dos puntos sobre Serbia en el grupo A, hasta su enfrentamiento el mes que viene en Lisboa en el cierre de los clasificatorios europeos.

Con siete partidos y otros tantos goles marcados entre club y selección desde su vuelta al Manchester United a finales de agosto, Cristiano Ronaldo ha reaccionado perfectamente tras una gris temporada en la Juventus.

Acaba de ser elegido jugador del mes de septiembre de la Premier League.

Está en una forma con la que soñarían muchos futbolistas que al llegar a su edad tuvieron que colgar las botas, poner fin a su carrera internacional o jugar en campeonatos menos exigentes.

Esta frescura no sorprende a los que lo tratan a diario, como su técnico en el United, Ole Gunnar Solskjaer.

"No me sorprendería que Cristiano siguiera jugando con 40 años (...) su condición física es impresionante, siempre tiene hambre y sigue fijándose objetivos", afirmaba el entrenador noruego a finales de septiembre.

RONALDO.jpg
Cristiano Ronaldo ha reaccionado perfectamente tras una gris temporada en la Juventus.

Cristiano Ronaldo ha reaccionado perfectamente tras una gris temporada en la Juventus.

- 'Al máximo' -

En Portugal, se cuenta con él en el mundial del próximo otoño y su edad ni se mira. El delantero nacido en la isla de Madeira tendrá entonces, con casi 38 años, la ocasión de entrar en el restringido círculo de los jugadores que han disputado cinco Mundiales, junto al italiano Gianluigi Buffon o el alemán Lothar Matthaus.

"No sé si será el último (Mundial) de Cristiano (...) pero creo que estará, como siempre, al máximo para ayudar a la selección a ganar ese título", afirmaba el martes en rueda de prensa Ruben Neves, centrocampista del Wolverhampton y compañero de 'CR7' en la selección.

Mudo sobre su futuro en el conjunto nacional, Cristiano Ronaldo nunca ha hablado públicamente del fin de la aventura iniciada en agosto de 2003, marcada por los primeros títulos de la historia de Portugal en la Eurocopa de 2016 y la Liga de Naciones en 2019.

"Si sólo dependiera de mí, no jugaría más que los partidos importantes: los de selección y los de Liga de Campeones. Son los encuentros que me motivan, con cosas en juego y presión", confesaba en noviembre de 2020, en una entrevista con la revista France Football.

Preguntado por la fecha de caducidad de su capitán, el seleccionador, Fernando Santos, se mostró prudente.

- 'Bola de cristal' -

"No tengo una bola de cristal, sólo él podrá responder a esta pregunta en función de su forma física", aseguraba la pasada semana el entrenador de la Seleçao desde 2014 y con contrato hasta la Eurocopa de 2024.

Mientras, y tras haber superado los 109 goles del iraní Ali Daei para convertirse en el mayor goleador en selecciones el mes pasado (111), Cristiano Ronaldo apunta a otro récord individual en esta tregua internacional.

Si pisa el césped del estadio del Algarve frente a Catar o Luxemburgo superará las 180 internacionalidades del español Sergio Ramos, que no fue convocado para la fase final de la Liga de Naciones.

El astro de Portugal se convertiría entonces en el jugador con más internacionalidades de las selecciones europeas, sólo unos días después de haber superado a otro español, Iker Casillas, como el jugador con más partidos en la Liga de Campeones (178).

El récord mundial de partidos con una selección que está en manos del malasio Soh Chin Ann (195), un defensa cuya carrera internacional cubrió desde finales de los años 1960 hasta mediados de los años 1980, parece tan inalcanzable como aparentaba también el de Ali Daei. Pero tal vez no lo sea tanto para Cristiano Ronaldo.