Internacionales Internacionales - 

Nicolás Maduro tiene todas las opciones para la reelección en Venezuela

La líder de la oposición, María Corina Machado, se presentaba como la más ferviente rival de Nicolás Maduro, pero su candidatura fue inhabilitada.

Associated Press
Por Associated Press

La carrera a la presidencia de Venezuela tiene hasta ahora un único aspirante, el actual mandatario, Nicolás Maduro. Y no es por falta de posibles rivales ni por un gran afecto por parte de los votantes, se debe a que es el único político con medios para hacer campaña y un puesto garantizado en la boleta.

Las autoridades electorales anunciaron esta semana que los esperados comicios se celebrarán el 28 de julio. Es seguro que Maduro representará al poderoso Partido Socialista Unido de Venezuela. Su gobierno ha apartado a su principal contrincante y los demás aspirantes carecen de maquinaria política para llevar a cabo una campaña viable.

Nicolás Maduro impone su ley

El anuncio reflejó la intención del gobierno de dejar atrás el acalorado debate sobre su decisión de impedir que la líder de la oposición, María Corina Machado, ocupe cargos públicos. Los candidatos deben inscribirse antes de finales de marzo, lo que da a Machado y a otras facciones de la oposición menos de tres semanas para decidir sus próximos pasos.

Machado es la primera amenaza política real a la que se ha enfrentado Maduro en los últimos años.

La exlegisladora mantuvo durante mucho un perfil bajo y ascendió a la cúpula de la oposición el año pasado gracias a un cuidado mensaje que suavizó su imagen de política inflexible y al vacío dejado por otros líderes que se marcharon al exilio.

venezuela-elecciones.jpg

Veto administrativo

El gobierno de Maduro actuó para bloquear sus opciones, empezando por el anuncio del pasado junio de que se le prohibía presentarse a las elecciones.

El veto administrativo no le impidió concurrir a unas primarias en octubre, porque la coalición opositora Plataforma Unitaria, que está respaldada por Estados Unidos, organizó la votación sin la ayuda de las autoridades electorales venezolanas.

La defensora del mercado libre ganó con más del 90% de los votos. El alto tribunal venezolano complicó sus aspiraciones presidenciales en enero al ratificar su inhabilitación, aunque ella ha seguido haciendo campaña y rechazó la idea de elegir un sustituto afirmando que el pueblo le dio un mandato.

Machado se ha negado a explicar su estrategia para superar el veto y aseguró que seguirá en la carrera “hasta el final”.

Se espera que el partido gobernante nombre oficialmente a Maduro como su candidato la próxima semana. Los legisladores corearon alegremente “¡Vamos Nico! ¡Vamos Nico!” durante la sesión legislativa el martes tras el anuncio de la fecha de los comicios.

Maduro se convirtió en el presidente interino del país en marzo de 2013 después del deceso de Hugo Chávez, cuyo carisma le valió el cariño y los votos de millones de personas. Maduro fue elegido por un estrecho margen unos meses más tarde y salió reelegido en 2018 para un mandato de seis años en un proceso electoral que fue ampliamente criticado por fraudulento.

Ahora, algunos políticos afines al gobierno y un exreportero de televisión han expresado su intención de enfrentarse a Maduro. Ninguno tiene la estructura de un partido detrás, el apoyo de los votantes o los recursos económicos para llevar a cabo una campaña competitiva.

En Venezuela, las campañas electorales suelen incluir el reparto gratuito de alimentos, electrodomésticos y otros artículos en nombre de los candidatos del partido gobernante, que también reciben una cobertura favorable en la prensa estatal. Los opositores y sus seguidores suelen tener problemas para encontrar lugares en los que reunirse sin sufrir el acoso de activistas progubernamentales y para conseguir combustible para recorrer el país.

María Corina Machado Venezuel.jpg
La líder de la oposición, María Corina Machado, se presentaba como la más ferviente rival de Nicolás Maduro, pero su candidatura fue inhabilitada.

La líder de la oposición, María Corina Machado, se presentaba como la más ferviente rival de Nicolás Maduro, pero su candidatura fue inhabilitada.

A las primarias de la Plataforma Unitaria concurrieron 10 candidatos, incluyendo a Machado, que aunque no pertenece al grupo se presentó como independiente. Los aspirantes a los que derrotó han cerrado filas en torno a ella.

“Es comprensible que María Corina Machado juega la carta de ser la candidata. Ganó las primarias de forma clara”, dijo Christopher Sabatini, investigador para América Latina en Chatham House, con sede en Londres. Pero su retórica inflexible podría obstaculizar que la oposición prepare una alternativa viable, añadió. “Es comprensible que María Corina Machado juega la carta de ser la candidata. Ganó las primarias de forma clara”, dijo Christopher Sabatini, investigador para América Latina en Chatham House, con sede en Londres. Pero su retórica inflexible podría obstaculizar que la oposición prepare una alternativa viable, añadió.

Con la esperanza de que el veto a Machado desaparezca anularse de algún modo, la Plataforma Unitaria podría registrar ahora a un candidato provisional y reemplazar a Machado por esa persona hasta 10 días antes de los comicios. El cambio tendría que ser aprobado por las autoridades electorales.

La fecha del 28 de julio — que era el cumpleaños de Chávez — fue elegida entre más de 20 propuestas con base en la opinión de aliados del partido gobernante, asociaciones empresariales, responsables de universidades, grupos religiosos y otras organizaciones.

La Plataforma Unitaria no participó en ninguna de las reuniones de las que salieron las propuestas electorales. El grupo y el gobierno han mantenido negociaciones intermitentes desde 2021. En octubre alcanzaron lo que en aquel momento parecía un acuerdo fundamental para unas elecciones justas.

El pacto, firmado en Barbados, contemplaba la celebración de las elecciones en la segunda mitad de 2024 en presencia de observadores internacionales e incluía un proceso para que los aspirantes a la presidencia pudiesen recurrir a cualquier veto para optar al cargo.

El acuerdo le supuso a Maduro un cierto alivio de las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos. Pero una de ellas ya ha sido reimpuesta luego de que el gobierno venezolano pusiese a prueba los límites del pacto, abriendo incluso investigaciones penales contra los organizadores de las primarias que ganó Machado.

Ryan Berg, director del Programa de las Américas en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington, destacó que el gobierno eligió la fecha del cumpleaños de Chávez para celebrar las elecciones y anunció su decisión el 5 de marzo, en el aniversario de su muerte. Esto indica su intención de no permitir que nadie más que el sucesor elegido por el difunto expresidente, Maduro, gane los comicios, apuntó Berg.

Los planes electorales suponen que Maduro y sus representantes “no están cumpliendo el espíritu del acuerdo, ni con el texto”, agregó.