Actualidad - 

Nuevo gobierno israelí no logra prorrogar una polémica norma sobre ciudadanía

Este año la situación cambió con la llegada de un nuevo gobierno.

El nuevo gobierno israelí no logró prorrogar este martes una polémica norma que prohíbe la concesión de la nacionalidad a las parejas de los palestinos ciudadanos de Israel, una disposición que el primer ministro Naftalí Bennett quería renovar.

Los diputados votaron el martes por la mañana y el resultado fue 59 votos a favor y 59 en contra, lo que implica que los palestinos que hayan contraído matrimonio con ciudadanos de Israel podrán a partir de ahora pedir la nacionalidad israelí y lograr así la reunificación familiar.

Desde que fue aprobada por primera vez en julio de 2003, durante la segunda intifada, esta medida fue renovada por el Parlamento por razones de seguridad.

Este año la situación cambió con la llegada de un gobierno de coalición compuesto por formaciones muy diferentes, que van desde la derecha nacionalista, encarnada por Bennett, hasta los partidos árabes de Israel, pasando por formaciones de izquierda.

Bennett apostaba por la prolongación de esta medida, pero para ello eran necesarios 61 votos sobre 120.

El partido de izquierda Meretz y la formación islamista Raam, que forman parte de la coalición, anunciaron que votarían contra esta norma, que consideran que discrimina a los palestinos de Israel, que representan un 20% de la población del país.

Para que la ley fuera prorrogada, Bennett necesitaba entonces los votos de sus adversarios políticos, comenzando por el Likud del exprimer ministro Benjamin Netanyahu. Aunque la formación es favorable a esta ley votó en contra para oponerse a la coalición que logró sacar del poder a Netanyahu, que llevaba doce años consecutivos en el cargo.

"La oposición ha puesto en peligro la seguridad de Israel", denunció el partido Yamina, de Bennett, en un comunicado.

"Hay cosas con las que no se juega. La seguridad del Estado es una línea roja, el Estado necesita controlar quién entra y quién obtiene la nacionalidad", afirmó Bennett el lunes por la noche.

Los palestinos de Cisjordania, ocupada por Israel desde 1967, y de la Franja de Gaza que se casan con palestinos que son ciudadanos de Israel piden a menudo la nacionalidad para poder vivir junto a sus cónyuges.

Muchas parejas se ven obligadas a vivir separadas durante años o se arriesgan a terminar presos si son descubiertos en territorio israelí sin permiso.

Jessica Montell, responsable de Hamoked, ONG israelí que brinda asistencia legal a palestinos, estimó que "decenas de miles de familias sufren debido a esta ley".

FUENTE: Agencia AFP