NACIONALES Telemetro Reporta Chiriquí - 

Senacyt busca incrementar cultivos no tradicionales

La Senacyt presentó en Chiriquí un proyecto para procesamiento y desarrollo de los nuevos productos derivados de la pimienta, cúrcuma y jengibre, cultivadas.

Jaime Saldaña
Por Jaime Saldaña
jsaldana@medcom.com.pa

La Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt) presentó en Chiriquí el proyecto "Construcción de la Planta de Procesamiento y Desarrollo de los Nuevos Productos Derivados de la Pimienta, Cúrcuma y Jengibre, cultivadas en Panamá", desarrollado por la Ing. Aymeé Valdés, cuyo objetivo es incrementar la rentabilidad y competitividad de la producción de cultivos no tradicionales tales como: pimienta, canela, cúrcuma, jengibre, borojó y hierbas aromáticas.

Se trata del proyecto beneficiado en la Convocatoria Pública de Proyectos de Innovación del Sector Agropecuario de Panamá 2017. Dicho proyecto está enfocado en optimizar la infraestructura requerida para procesar la materia prima obtenida de fincas orgánicas certificadas y eco-amigables a fin de desarrollar nuevos productos derivados de la pimienta, cúrcuma y jengibre, e incursionar en nuevos y más grandes mercados.

El proyecto busca, además, garantizar la inocuidad de sus productos, creando una infraestructura equipada con la maquinaria y mobiliario necesario, contando con los permisos e insumos necesarios, además de realizar inversión en tecnología, que permita llegar a nuevos canales de mercadeo.

Mediante la iniciativa contemplada en el contrato por mérito 180-2019, la Senacyt otorgó a Especias Valmar, la suma de B/. 24,999.00, para la ejecución del proyecto, mientras que la contraparte aportó B/. 17,592.00 para un total de B/. 42,591.00.

El proyecto se identifica dentro de los productos de Especias Valmar, ubicada en Gariché, corregimiento de Aserrío, distrito de Bugaba, provincia de Chiriquí, que por más de 35 años se ha dedicado a incursionar en los cultivos no tradicionales, y que, desde hace más de 15 años producen sin químicos, cuenta con el sello público de Certificación Orgánica de ACERT-MIDA desde octubre 2020, es decir, una línea de productos con potencial exportable de gran calidad, inocuidad y bioseguridad, amparado bajo normas mundiales al ser cultivados sin químicos.

Actualmente deshidratan especias orgánicas (achiote, cúrcuma, canela jengibre, pimienta), frutas orgánicas (borojó) y hierbas aromáticas ecológicas (albahaca, hierba de limón, romero, saril), entre otros subproductos.

La pandemia de SARS-CoV-2 impulsó las ventas mundiales de alimentos orgánicos entre un 25% y un 100%. Cifras internacionales revelan que en año 2018, el mercado orgánico global superó los $100 mil millones; no obstante, debido a la Covid-19 proyectan un crecimiento en la demanda de B/. 150 mil millones para los próximos cinco años.

En esta nota: