Política Política -  1 de octubre 2021 - 14:06hs

Reformas electorales generan mal sabor

Comisión Nacional de Reformas Electorales, no esperan nada bueno de los cambios aprobados en la Comisión de Gobierno

Félix Chávez
Por Félix Chávez
fchavez@medcom.com.pa

Las reformas electorales impulsadas por los diputados de la Asamblea Nacional continúan generando un mal sabor para la sociedad civil que exige transparencia, igualdad y la eliminación de los privilegios. Integrantes de la Comisión Nacional de Reformas Electorales, organismo que por más de un año logró consensos para mejorar el Código Electoral de Panamá, no esperan nada bueno de los cambios aprobados en la Comisión de Gobierno por los diputados del PRD, Cambio Democrático y Molirena.

En la repartición del financiamiento, los diputados recomendaron que los partidos políticos se queden con el 96.5% del monto millonario, mientras que todos los candidatos por la libre postulación se compartirán sólo el 3.5%.

"Ellos se hacen las cosas a su medida y una vez que esta casta privilegiada que yo le llamo, la dictadura parlamentaria nos impone desde ahora reformas electorales...ellos quieren permanecer y controlar los recursos del estado" recalcó Aurelio Barría representante de la Sociedad Civil. "Ellos se hacen las cosas a su medida y una vez que esta casta privilegiada que yo le llamo, la dictadura parlamentaria nos impone desde ahora reformas electorales...ellos quieren permanecer y controlar los recursos del estado" recalcó Aurelio Barría representante de la Sociedad Civil.

VTR REACCIONES REFORMAS ELECTORALES.mp4

Mientras el dirigente Freddy Pitty destacó que "simplemente, están buscando la forma de hacer un código electoral o promover modificaciones que solo les conviene a ellos".

La mesa técnica sepultó algunos consensos del Proyecto de Ley 544 relacionados a la doble postulación, topes de campañas y paridad de género.

La discusión del tercer bloque del documento iniciará el próximo martes.

asamblea nacional panama.jpg
Reformas electorales generan mal sabor

Reformas electorales generan mal sabor