Internacionales Internacionales - 

Republicanos lanzan campaña para destituir a Biden        

Los legisladores Republicanos responsabilizan al líder demócrata de una "invasión" en la frontera entre EE.UU. y México por cuenta de su política migratoria. 

AFP
Por AFP

Los Republicanos en el Congreso dieron un primer paso este jueves para abrir una posible investigación que conduzca a un juicio de destitución contra el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, convocada por un puñado de trumpistas.

Los legisladores responsabilizan al líder demócrata de una "invasión" en la frontera entre Estados Unidos y México por cuenta de su política migratoria.

La Constitución estadounidense establece que el Congreso puede acusar al presidente de "traición, corrupción u otros delitos y faltas graves".

Biden ha "puesto en peligro la seguridad de Estados Unidos y la salud del pueblo estadounidense", argumenta en los artículos de acusación la congresista republicana de Colorado Lauren Boebert, quien considera que es una razón suficiente para destituirlo.

BIDEN Y REPUBLICANOS 2.jpg
El presidente Biden se ha reunido en varias ocasiones con los lideres Republicanos.

El presidente Biden se ha reunido en varias ocasiones con los lideres Republicanos.

Sin embargo, un juicio de destitución formal sigue siendo muy hipotético hasta el momento por falta de apoyo político.

El resto de la oposición republicana rehúsa a entrar en ese terreno, pues temen que el procedimiento se transforme en un ejercicio puramente partidista.

En vez de votar directamente sobre los procedimientos de un juicio de destitución, los republicanos en la Cámara prefirieron tener el jueves una votación preliminar en el comité, lo que frenó la iniciativa de los trumpistas.

Los demócratas están en contra de la investigación hacia un juicio de destitución.

Nunca en la historia de Estados Unidos un presidente ha sido destituido. Tres fueron sometidos al juicio de destitución: Andrew Johnson en 1868, Bill Clinton en 1998 y Donald Trump en 2019 y 2021. Aunque al final todos fueron absueltos.

Para evitar un procedimiento similar en el Congreso, Richard Nixon prefirió dimitir en 1974 luego de que estalló el escándalo de Watergate.