Internacionales Internacionales - 

España: PP gana las elecciones, pero no les alcanza

El ganador de este domingo en las elecciones de España necesitaba 176 escaños en la Legislatura de 350 escaños para obtener una mayoría absoluta.

Associated Press
Por Associated Press

El conservador Partido Popular de España iba a ganar por estrecho margen las elecciones nacionales del país el domingo, pero sin la mayoría necesaria para derrocar al gobierno de coalición del presidente del Gobierno socialista, Pedro Sánchez.

Con el 97% de los votos contados, el Partido Popular estaba en camino de asegurar 136 de los 350 escaños en el Congreso de los Diputados, la cámara baja del parlamento español. El Partido Socialista Obrero Español de Pedro Sánchez estaba a punto de obtener 122 escaños, dos más que en la legislatura saliente.

Aunque es probable que los socialistas puedan solicitar los 31 escaños previstos de la alianza de izquierda Sumar, o Alianza de Fuerzas Unidas, y varios partidos más pequeños, existía una posibilidad real de que ninguna de las partes pudiera asegurar una mayoría.

Es probable que la reñida elección produzca semanas de maniobras políticas. El próximo primer ministro solo se votaría una vez que los legisladores estén instalados en el nuevo Congreso de los Diputados. La mayoría absoluta necesaria para formar gobierno es de 176 escaños.

Pedro Sánchez, primer ministro de España.jpeg

Los sondeos preelectorales auguran una mayor victoria del Partido Popular y la posibilidad de que forme una coalición con el partido de extrema derecha Vox. Tal coalición habría devuelto una fuerza de extrema derecha al gobierno español por primera vez desde que el país hizo la transición a la democracia a fines de la década de 1970, luego del gobierno de casi 40 años del dictador Francisco Franco.

Sánchez intentaba ganar unas terceras elecciones nacionales consecutivas desde que asumió el poder en 2018. Los socialistas y el miembro menor de su gobierno de coalición recibieron una paliza del partido conservador y del partido de extrema derecha Vox en las elecciones regionales y locales de mayo, lo que llevó a Sánchez a convocar elecciones anticipadas para el domingo.

La mayoría de las encuestas durante la campaña pronosticaban que el voto nacional iría por el mismo camino, pero requería que el Partido Popular contara con el apoyo de Vox para formar gobierno, con el candidato del Partido Popular Alberto Núñez Feijóo a la cabeza.

Un gobierno de PP-Vox habría significado que otro miembro de la UE se haya movido firmemente hacia la derecha, una tendencia vista recientemente en Suecia, Finlandia e Italia . Países como Alemania y Francia están preocupados por lo que tal cambio presagiaría para las políticas climáticas y de inmigración de la UE.

Los dos principales partidos de izquierda de España están a favor de la participación comunitaria. A la derecha, el PP también está a favor de la UE. Vox, encabezado por Santiago Abascal, se opone a la injerencia de la UE en los asuntos de España.

La elección se produce cuando España ocupa la presidencia rotatoria de la UE . Sánchez esperaba usar el término de seis meses para mostrar los avances que había hecho su gobierno. Una derrota electoral de Sánchez podría llevar al PP a tomar las riendas de la presidencia de la UE.

Alberto Núñez Feijóo - España.jpg

Pedro Sánchez fue uno de los primeros en votar, depositando su voto en un colegio electoral de Madrid.

Al comentar más tarde sobre la gran cantidad de medios extranjeros que cubren las elecciones, dijo: “Esto significa que lo que suceda hoy será muy importante no solo para nosotros sino también para Europa y creo que eso también debería hacernos reflexionar”.

“No quiero decir que soy optimista o no. Tengo buenas vibraciones”, agregó Sánchez.

Una encuesta de seguimiento embargada publicada por la cadena pública española RTVE sobre el cierre de la votación había apuntado a un resultado incierto.

Sumar, que agrupa a 15 pequeños partidos de izquierda, está dirigido por la viceprimera ministra segunda, Yolanda Díaz, la única mujer entre los cuatro principales candidatos.

Díaz llamó a votar a todos, recordando que la libertad de voto no siempre existió en España.

“Hay mucho en riesgo”, dijo Diáz después de emitir su voto. “Para la gente de mi generación, son las elecciones más importantes”.

Lo que está en juego es “despertar mañana con más derechos, más democracia y más libertad”, dijo.

La elección se estaba llevando a cabo en pleno verano, con millones de votantes que probablemente estarían de vacaciones lejos de sus lugares de votación habituales. Sin embargo, las solicitudes de voto por correo se dispararon antes del domingo.

Dado que no se espera que ningún partido obtenga la mayoría absoluta, la elección es básicamente entre otra coalición de izquierda y una asociación de derecha y extrema derecha.

Para el favorito de la encuesta Feijóo, “está claro que hay muchas cosas en juego, qué modelo de país queremos, tener un gobierno sólido y fuerte”.

Abascal de Vox dijo que esperaba “una movilización masiva (de votantes) que permita a España cambiar de rumbo”.

Alejandro Bleda, de 45 años, no dijo por quién votó pero indicó que respaldaba a los partidos de izquierda. “Dada la polarización que hay en este país, o se vota por 50 años de atraso o por el progreso”, dijo.

Los principales temas en juegoson “muchas libertades, derechos sociales, salud pública y educación”, dijo Bleda tras votar en el colegio público del colegio Palacio de Valdés, en el centro de Madrid.

Los votantes deben elegir 350 miembros para la cámara baja del Parlamento y 208 miembros para el Senado.

Carmen Acero, de 62 años, quien votó por el Partido Popular, comparó a Sánchez con el líder venezolano Nicolás Maduro y dijo que votó porque “seguir con Pedro Sánchez es un infierno”.

Con una bandera española en su teléfono, Acero acusó a Sánchez de ser un “asesino” por aliarse con el pequeño partido regional vasco Bildu, que incluye a algunos exmiembros del ahora desaparecido grupo armado separatista ETA.

Después de un mes de olas de calor , se esperaba que las temperaturas promediaran más de 35 grados Celsius (95 grados Fahrenheit), o de 5 a 10 grados Celsius por encima de lo normal en muchas partes del país. Las autoridades distribuyeron ventiladores a muchas de las estaciones.

“Tenemos el calor, pero el derecho a ejercer nuestro voto libremente es más fuerte que el calor”, dijo Rosa María Valladolid-Prieto, de 79 años, en Barcelona.

El gobierno de Sánchez ha guiado a España a través de la pandemia de COVID-19 y lidió con una recesión económica impulsada por la inflación que empeoró con la invasión rusa de Ucrania.

Pero su dependencia de los partidos marginales para mantener a flote su coalición minoritaria, incluidas las fuerzas separatistas de Cataluña y el País Vasco, y su aprobación de una serie de leyes de mentalidad liberal pueden costarle el puesto.