ECONOMÍA Economía - 

Panamá: 4 mitos contables que están frenando el crecimiento de las mipymes

Una noción equivocada entre las mipymes en Panamá es considerar la implementación de la facturación electrónica como un proceso complejo y no prioritario.

Redacción ECO
Por Redacción ECO

La trascendencia de las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) en el panorama económico es innegable. En Panamá, se concentra la actividad económica de más de 200,000 micros, pequeñas y medianas empresas (mipymes), las cuales representan el 97% del total de empresas y el 49% del empleo en el país.

En este contexto, la gestión contable se erige como un pilar fundamental para el éxito y la estabilidad financiera de cualquier empresa, en particular de las mipymes. Sin embargo, de acuerdo con Alegra.com, software de contabilidad y facturación electrónica, el 65% de las mipymes en la región carecen de estos conocimientos contables para hacer crecer el negocio.

Por consiguiente, resulta imperativo clarificar algunos conceptos contables, otorgando a los empresarios las herramientas necesarias para tomar decisiones fundamentadas y eficaces. De esta forma, Estherlyn Soto, Líder Estratégica de Alegra.com, ofrece una perspectiva al respecto.

Mito 1: Más inventario es siempre la mejor estrategia

Se cree que un inventario abundante es sinónimo de estar mejor preparados. Según expertos como Soto, esta noción proviene del miedo a no satisfacer las demandas de los clientes, lo que conduce a un sobre abastecimiento. Este exceso, sin embargo, conlleva costos elevados de almacenaje, depreciación y también a pérdidas por merma o desmedros debido a la acumulación prolongada.

Es crucial, especialmente, para las mipymes que experimentan variaciones estacionales en sus ventas, mantener un equilibrio en su inventario para asegurarse de tener lo necesario, sin caer en excesos.

Soto enfatiza: “El dinero invertido en inventario excesivo queda estancado hasta que se venden los productos. Ante cambios en las preferencias de mercado o en la dinámica empresarial, existe el peligro de que el inventario pierda su valor o incluso se vuelva obsoleto. Por ello, también es fundamental que los empresarios conozcan bien cuáles son los productos de mayor rotación y cuáles no, para tomar decisiones acertadas al momento de reabastecer sus stocks”. Soto enfatiza: “El dinero invertido en inventario excesivo queda estancado hasta que se venden los productos. Ante cambios en las preferencias de mercado o en la dinámica empresarial, existe el peligro de que el inventario pierda su valor o incluso se vuelva obsoleto. Por ello, también es fundamental que los empresarios conozcan bien cuáles son los productos de mayor rotación y cuáles no, para tomar decisiones acertadas al momento de reabastecer sus stocks”.

Mito 2: Postergar pagos a proveedores como estrategia financiera

Es común en el ámbito empresarial prolongar los pagos a proveedores con el fin de optimizar el flujo de caja. Esta táctica, basada en la idea de que aplazar egresos mientras se mantienen ingresos constantes favorece el equilibrio financiero, esconde un riesgo considerable. Aunque puede parecer ventajoso a corto plazo, a largo plazo puede comprometer seriamente la reputación y la confianza en el negocio a largo plazo.

Soto señala los efectos adversos de este enfoque: “Este aplazamiento solo conduce a fricciones y descontento con los proveedores, pues les estamos pagando semanas o incluso meses después de la recepción de sus facturas”. Como solución, Soto sugiere la financiación de las facturas, lo que permite a las pymes cumplir sus compromisos de pago puntualmente, manteniendo así la solidez de la cadena de suministro y fomentando vínculos comerciales basados en la cooperación y la confianza mutua.

Facturación electrónica.jpeg
En Panamá, se concentra la actividad económica de más de 200,000 micros, pequeñas y medianas empresas (mipymes), las cuales representan el 97% del total de empresas y el 49% del empleo en el país.

En Panamá, se concentra la actividad económica de más de 200,000 micros, pequeñas y medianas empresas (mipymes), las cuales representan el 97% del total de empresas y el 49% del empleo en el país.

Mito 3: El alto costo de la tecnología contable

Existe la percepción de que las soluciones tecnológicas para la contabilidad son costosas y están fuera del alcance de las pequeñas empresas. Desafiando este concepto, el escenario actual demuestra que existe una variedad de herramientas tecnológicas adaptables, concebidas especialmente para satisfacer las demandas de las pequeñas y medianas empresas.

“Integrar soluciones tecnológicas debería considerarse no como un gasto superfluo, sino como una inversión crucial que promueve la eficiencia operativa y el crecimiento del negocio”, finaliza Soto, subrayando la posibilidad de que las mipymes también se beneficien de la era digital y se posicionen competitivamente en el mercado. “Integrar soluciones tecnológicas debería considerarse no como un gasto superfluo, sino como una inversión crucial que promueve la eficiencia operativa y el crecimiento del negocio”, finaliza Soto, subrayando la posibilidad de que las mipymes también se beneficien de la era digital y se posicionen competitivamente en el mercado.

Mito 4: La facturación electrónica es compleja y no esencial para las mipymes en Panamá

Una noción equivocada entre las mipymes panameñas es considerar la implementación de la facturación electrónica como un proceso complejo y no prioritario. Contrariamente a este mito, la transición hacia la facturación electrónica representa una oportunidad significativa para mejorar la eficiencia y transparencia en las operaciones contables.

“La facturación electrónica representa una evolución en la forma en que los contadores pueden monitorear, analizar y reportar las transacciones financieras, empoderándolos y permitiéndoles desempeñar un rol más consultivo y estratégico en el crecimiento y la sostenibilidad del negocio. Además, al integrarse en sistemas contables, facilita una visión en tiempo real del estado financiero de la empresa, mejora la precisión de los registros y eficientiza las auditorías, lo que es indispensable para una toma de decisiones informada y ágil”, finaliza Soto. “La facturación electrónica representa una evolución en la forma en que los contadores pueden monitorear, analizar y reportar las transacciones financieras, empoderándolos y permitiéndoles desempeñar un rol más consultivo y estratégico en el crecimiento y la sostenibilidad del negocio. Además, al integrarse en sistemas contables, facilita una visión en tiempo real del estado financiero de la empresa, mejora la precisión de los registros y eficientiza las auditorías, lo que es indispensable para una toma de decisiones informada y ágil”, finaliza Soto.