Actualidad - 

Varela insta a comunidad internacional a replantear políticas migratorias

Un llamado a los Estados miembros de la comunidad internacional a replantear las políticas migratorias que generan los flujos migratorios al territorio continental y a compartir información sobre los registros de entrada de estos migrantes a sus territorios por razones humanitarias y de seguridad, fue el que realizó este lunes el mandatario panameño Juan Carlos Varela, durante la 71 edición de la Asamblea General de Naciones Unidas.

El Jefe de Estado panameño instó a poner más atención a las razones que originan las migraciones y a redoblar esfuerzos para solucionar los problemas que llevan a nuestros hermanos a abandonar sus países.

Durante su intervención, en la apertura de la Plenaria de Alto Nivel Sobre la Respuesta a Grandes Desplazamientos, Varela manifestó que los flujos migratorios irregulares continúan siendo uno de los principales retos para la comunidad internacional. Añadió que Panamá y el resto del continente americano no escapan a esta crisis mundial de migrantes y refugiados.

En ese sentido, expresó que las características geográficas de Panamá lo convierten en un puente entre el norte y el sur del continente y cada año, más de 30 mil migrantes cruzan el país con el objetivo de llegar a los países del norte, arriesgando sus vidas.

Al abordar este tema, según el Mandatario, resulta fundamental que todas las políticas migratorias estén basadas en la protección del principal derecho humano que es el derecho a la vida.

De acuerdo con el presidente Varela, la historia ha demostrado que las migraciones no se pueden detener, pero sí regularse para garantizar flujos ordenados y seguros, los cuales contribuyen a la justicia y la equidad en el mundo.

“Los flujos migratorios irregulares tienen dos caras. Una humanitaria reflejada en las familias que abandonan sus países en búsqueda de un mejor futuro y otra delincuencial, a través de las redes dedicadas el tráfico de seres humanos”, remarcó.

Sostuvo que, conscientes de esta realidad, desde hace dos meses Panamá puso en marcha “la operación flujos controlados”, en virtud de la cual a estos migrantes extra-regionales que ingresan al territorio nacional en condiciones vulnerables se les brinda atención humanitaria y están sujetos a estrictos controles de salud, migración y seguridad.