Actualidad - 

Misión oficial viaja a la reunión plenaria del GAFI por la Lista Gris

Una delegación de Panamá encabezada por el ministro de Economía y Finanzas, Dulcidio De la Guardia, participa desde hoy en la plenaria del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), que decidirá si el país sale o no de la Lista Gris de países no colaboradores.

La cita del GAFI se desarrollará del 15 al 19 de febrero en París, tal como lo informó De la Guardia poco antes de partir, según un comunicado del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

"Durante esta plenaria, el Grupo Revisor de las Américas presentará el informe de los resultados de la visita en sitio realizada a Panamá del 12 al 14 de enero de 2016 para verificar la implementación de las medidas de prevención contra el blanqueo de capitales, el financiamiento al terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva", indicó el comunicado.

Posterior a la presentación del informe, De La Guardia tendrá la oportunidad de realizar una intervención en la plenaria, en la cual Panamá está representada por GAFILAT (Grupo de Acción Financiera para América Latina).

"Nos sentimos optimistas por los resultados de la visita en sitio, durante la cual los sectores público y privado presentaron los avances en la implementación de las nuevas medidas para la prevención del blanqueo de capitales, confirmando el compromiso de Panamá con la transparencia y la lucha contra este delito", expresó De La Guardia.

Acompañan al ministro la viceministra de Finanzas, Eyda Varela de Chinchilla; el director de la Unidad de Análisis Financiero (UAF), Alexis Bethancourt, y el superintendente de Bancos, Ricardo Fernández.

El GAFI incluyó a Panamá desde 2014 en la Lista Gris por no hacer lo suficiente para colaborar con la prevención del blanqueo, por lo que el país se comprometió y cumplió en 2015 con reformas legales para elevar la persecución de este delito, según las evaluaciones posteriores, en espera de ser retirado de esa nómina.

De la Guardia reconoció que estar en esta lista ha "perjudicado mucho" al país porque perdió las corresponsalías bancarias principalmente en Estados Unidos, lo que encareció las transacciones de los bancos panameños, además de perjudicar la imagen internacional de Panamá.

En esta nota: