Actualidad - 

Guacamayas azules en peligro de extinción regresan a Brasil

Las 50 guacamayas deberán pasar por una cuarentena de 21 días. Luego un grupo, cuyo número aún no fue determinado, será liberado y otro será mantenido en cautiverio.


Un lote de 50 guacamayas azules llega este martes a Brasil proveniente de Alemania en un intento de devolver la especie, que sobrevive apenas en cautiverio, a su hábitat natural, informó el Instituto Chico Mendes de Conservación y Biodiversidad (ICMBio).


Las "ararinhas-azules", como son conocidas en portugués, desembarcarán en un aeropuerto de Pernambuco (nordeste) y seguirán viaje hacia la pequeña ciudad de Curaçá, en Bahía, de donde el ave es considerada oriunda y donde fue construido un centro de reproducción, paso previo a la liberación.


El proyecto de reintroducción de estas aves, de pico negro y deslumbrante plumaje con varios tonos de azul, es impulsado en el marco de un acuerdo entre el IMCBio y la ONG alemana Asociación para la Conservación de Loros Amenazados (ACTP, por sus siglas en inglés).


Las cincuenta guacamayas deberán pasar por una cuarentena de 21 días. Luego un grupo, cuyo número aún no fue determinado, será liberado y otro será mantenido en cautiverio.


Las ararinhas-azules, que ganaron fama mundial con la película de animación "Rio" (2011), fueron declaradas extintas de su ambiente natural en 2000, afirma ICMBio. Solo existen unos 163 ejemplares en cautiverio, estima el instituto.


Esta especie sucumbió debido a la caza ilegal, el tráfico y la destrucción de su bioma. "En la década de 1980, fueron identificadas tres ararinhas-azules por expedicionarios, y en una nueva misión, diez años después, fue avistada la última", explicó el IMCBio.


Esfuerzos de conservación derivaron en el aumento de la población nacional de la especie, siempre en cautiverio.


En 2013, la secuela de la película Rio conmovió a audiencias internacionales con el reencuentro de Blu, un guacamayo azul criado en cautiverio, con su familia y la riqueza natural de la Amazonía.


Aunque la especie pertenece a otro bioma, la semiárida catinga, el largometraje sirvió de antesala para la reintroducción de la especie, anunciada en 2018.


© Agence France-Presse

FUENTE: Agencia AFP