El Polígrafo -  1 de febrero 2016 - 18:25hs

La Dra. Ingrid Perscky piensa que no fue correcto unificar la cinta rosada con la celeste

Redacción ECO
Por Redacción ECO
EL POLÍGRAFO

La Dra. Ingrid Perscky, uróloga y cirujana, habló este domingo en El Polígrafo con el periodista José María Torrijos sobre la situación del sector salud en el país.
Aquí un extracto de esta interesante entrevista.

¿La salud masculina en Panamá? ¿El hombre panemeño se cuida? No. El hombre panameño no se cuida; pero no es exclusivo de nosotros. En general, en el mundo, el hombre no se cuida. No tiene sesa cultura, no se preocupa de su físico de sus enfermedades.
¿Es algo cultural? Sí, es cultural. Las mujeres, por naturaleza, como concebimos y somos las que tenemos los hijos, hormonalmente estamos más predispuestas a ser más cuidadosas y detallistas. Se nos enseña de generación en generación. Es la que lleva a los hijos al pediatra, entonces, también está más pendiente de su cuerto y está más al tanto de su salud. Si uno hace un análisis profundo, la mujer empuja al hombre a ir al médico. Desafortunadamente, por la alta tasa de divorcios, donde las familias están disgregadas, al hombre le llega a faltar ese apoyo de la mujer que estuvo con él por muchísimos años. Por una serie de eventos, a pesar de la liberación femenina, se espera que el hombre sea el soporte del hogar.
Octubre es el mes de la cinta rosada y la cinta celeste, a veces, pareciera, que el rosado pesa más... No sé cuándo se unificó la lucha. Pienso que no es correcto. Debe tener un mes de la cinta rosada y otro mes para la cinta celeste, porque ni remotamente tienen algo en común, más que la prevención que se debe tener para todas las enfermedades. Esa unificación de campañas no beneficia ni a la mujer ni al hombre. La campaña del cáncer de mama es una hermosa campaña. Hay hombres que se apenan, tan siquiera, de hablar del examen de próstata en pleno siglo XXI... Eso no es así. Al hombre ya no le importante tanto hacerse el examen rectal. Le da pereza y a nadie le gusta que lo examinen. Es algo necesario. Muchos médicos difunden el mito de que un examen de sangre es suficiente. Eso lo dicen, muchos médicos que no son urólogos. Pero es un examen necesario, a veces el examen de sangre no refleja.

¿Cómo está el sistema de salud en Panamá? Está un poco crítico. No digo que esté en intensivos, pero sí está crítico. No es un problema de gobierno; sino de políticas de estado mal estructuradas. La salud es una ciencia...

... con una parte administrativa... Sí, la economía de la salud, que está entrelazado. Está la parte de la planificación, de lineamientos que hay que tener. Este es un país tan pequeño en población que debieramos ser el ejemplo mundial de lo que es un sistema de salud organizado. Falta un manual de salud. Aquí hay muchos expertos. Hay que contratar salubristas, que determinen cómo manejar el sistema de salud. Hay que enfocarse en prevención.
¿La salud se ha politizado? Todo entra en la política. La salud depende de un ministerio, que depende de un ministro, que depende de una organización que, generalmente, la nombra el presidente que sube al poder a través de un partido.
¿No por mérito? Que hayas subido por política no excluye que tengas méritos.

¿Cómo ve a las actuales autoridades? Estamos un poco confundidos y hay que separar, urgentemente, el tema de definir qué ha ocurrido en los ministerio en la pasada administración. No podemos dejar que los ministerios se vuelvan sucursales de las fiscalías. Se está cometiendo un daño terrible. Hay que hacerlo, debe haber personal para que lo haga. Hay que seguir adelante, hacer proyectos. Se debe dividir la parte legal de la política.

¿Es una profesión mal pagada? ¡Totalmente! Por eso todos se quieren ir al sector privado.

ECO te invita a revivir este programa a través de Cable Onda, Canal 1 de VOD/zona gratis/locales/ECO tv”.
En esta nota: