ECO News - 

Plan gradual económico: ¿suficiente?

La gradualidad contempla más deuda y replanteamiento de fondos.

La incertidumbre fue en algo despejada con respecto a cómo regresaremos a lo nuevo y lo que viene. La buena noticia es que hay un planteamiento de una hoja de ruta sobre los sectores en la economía; sin embargo, aún no hay fechas claras ya que todo depende de cómo nos portemos como sociedad, con disciplina sobre las acciones para evitar el contagio. Quedarse en casa sigue siendo la norma pero más aún, hay que ya ir aprendiendo a vivir con el virus con medidas drásticas de limpieza que serán parte de nuestra vida, hasta por lo menos cuando se llegue a la prevención vía una vacuna. Alcohol, gel con alcohol, lavarse las manos en exceso, salir de cada para lo esencial, distanciamiento social, son todos componentes de nueva vida.

Lo que es indudable es que el hambre y la desesperación existe en miles de hogares panameños por lo que la reactivación económica ahora se convierte en algo tan importante como la contención del mismo contagio. El ministro Héctor Alexander anunció acciones concretas que nos invitan a considerar la economía panameña en estado de cuidados intensivos: deuda más grande, replanteamiento de usos de fondos para inversiones relacionadas con COVID-19 y la inevitable verdad que no hay suficiente dinero para que todos los modelos de negocios sobrevivan en los próximos meses. Es una dura, cruda realidad que el desempleo subirá a niveles no vistos desde finales de la década de los 1970 o durante los últimos años de la dictadura militar.

La banca privada jugará un rol de vital importancia donde el ente regulador, Banco Nacional de Panamá y el Ministerio de Economía y Finanzas tienen que trabajar de la mano para lograr que los fondos aprobados por multilaterales y bancos internacionales lleguen a donde tienen que llegar. Los 300 millones de dólares recientemente anunciados para apoyar las micros y pequeñas empresas se quedan corto pero considerablemente.

Entre noticias de gradualidad y moratorias queda la inquietud de cómo arrancarán empresas bajo esquemas realmente únicos: nadie, absolutamente nadie generará los ingresos que venían generando a finales del año pasado o principios de año. No hay manera de mantener los mismos niveles de fuerza laboral. Cómo subsidiar esta situación es uno de los más grandes desafíos que estaremos todos enfrentando.

No hay un regreso al pasado, y ojalá no usáramos tanto el ya trillado nuevo normal. No hay nada normal en lo que vamos a vivir en los próximos 12 meses; y ciertamente va más allá de lo nuevo porque sacude el tejido social en su más básica expresión con temas como salud y educación no resueltos en 30 años, pero que hoy claramente provocan una gran división entre panameños.

Hoy tenemos una oportunidad en medio de todo tipo de desafíos laborales, financieros, económicos, sociales pero por encima de todo es un desafío personal: ¿qué puedo hacer yo?. Cuidarme y cuidar a los míos para que mañana haya algún chance para empujar a Panamá en una dirección buena, positiva y grande.

FUENTE: Redacción Eco