INTERNACIONALES Internacionales -  31 de agosto 2021 - 05:35hs

Talibanes: los cinco desafíos que enfrentan en Afganistán

La última vez que los talibanes gobernaron, de 1996 a 2001, impusieron una drástica interpretación de la ley islámica.

AFP
Por AFP

Los talibanes ganaron la guerra y ahora deberán gobernar Afganistán. La transición plantea un gran desafío para los islamistas en un país desesperadamente pobre y aislado diplomáticamente que arrastra profundos problemas sociales y políticos tras más de cuatro décadas de guerra.

Estos son los cinco principales desafíos que enfrentan los talibanes:

- Desconfianza -Existen amplias y justificadas suspicacias entre los afganos sobre los talibanes.

La última vez que gobernaron, de 1996 a 2001, impusieron una drástica interpretación de la ley islámica, bajo la cual prohibieron el acceso de las mujeres a la educación y los espacios públicos, ejecutaron a sus adversarios políticos y masacraron a minorías religiosas y étnicas.

AVION EEUU AFGANISTAN.jpg
- Desconfianza -Existen amplias y justificadas suspicacias entre los afganos sobre los talibanes.

- Desconfianza -Existen amplias y justificadas suspicacias entre los afganos sobre los talibanes.

Esta vez, los talibanes prometieron una gestión más blanda que reconozca los derechos de las mujeres.

Aunque en algunas partes de Afganistán se ha sentido un alivio con el fin de la violencia, muchos en el país dicen que lo importante son las acciones, no las palabras.

Mujeres, especialmente en las ciudades, temen salir a la calle y persiste al menos un brote de resistencia armada en el valle de Panshir, un tradicional bastión antitalibán.

- Catástrofe humanitaria y económica -

Afganistán es uno de los países más pobres del mundo. Luego de que los talibanes fueron depuestos en 2001, el país recibió gran cantidad de ayuda externa y esa asistencia internacional fue más de 40% del PIB de 2020.

La mayoría de esa ayuda ha sido suspendida y no hay garantías sobre el resto. Además, los talibanes no tienen acceso a los fondos del banco central afgano depositados en Estados Unidos.

La falta de fondos podría resultar desastrosa para los talibanes, que deberán ver cómo pagarle a los empleados del gobierno y mantener servicios claves como el agua, la electricidad y las comunicaciones.

La ONU advirtió de una catástrofe humanitaria debido a que sus reservas de alimentos están bajos a causa del conflicto y de una severa sequía.

Como insurgentes, los talibanes recibían ingresos de cientos de millones de dólares, según los cálculos de monitores de la ONU. Pero ese monto es mínimo comparado con las necesidades de Afganistán, según los expertos.

El movimiento islamista tomó control de algunas fuentes de recursos, como los ingresos aduaneros por los cruces fronterizos, pero eso también es una fracción de las necesidades nacionales.

- Fuga de cerebros -

Además de la falta de recursos, los talibanes enfrentan otra escasez: gente capacitada.

Con la salida de las tropas estadounidenses y la pérdida de control del gobierno anterior, afganos con estudios, experiencia y recursos comenzaron a abandonar el país.

Entre ellos había funcionarios públicos, banqueros, médicos, ingenieros, profesores y universitarios, todos aterrorizados por la vida bajo los islamistas.

Los talibanes parecen estar conscientes del impacto que tal fuga de cerebros tendrá sobre la economía afgana.

Su portavoz urgió a los afganos capacitados permanecer en el país, que necesita de profesionales como médicos e ingenieros.

- Aislamiento diplomático -

El primer gobierno talibán fue en gran parte un paria en el escenario internacional.

Esta vez parecen interesados en obtener amplio reconocimiento internacional, aunque muchos países han suspendido o cerrado sus misiones diplomáticas en Kabul.

El grupo mantiene contactos con potencias regionales como Pakistán, Irán, Rusia y China, así como Catar, que albergó la oficina política de los talibanes durante años.

Pero ninguno de ellos los ha reconocido, y Washington dijo que tendrán que ganar su legitimidad.

En una aparente señal de la división sobre cómo tratar a los talibanes, China y Rusia se abstuvieron de votar una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que urge a los islamistas permitir la salida de afganos.

Moscú y Pekín desistieron de usar su poder de veto luego de que el texto fue ablandado, dijeron expertos.

- Amenaza terrorista -

La amenaza terrorista en Afganistán no se acabó con el fin de la insurgencia talibana.

Sus rivales yihadistas, el capítulo regional del grupo Estado Islámico (EI), ya realizó un ataque suicida en Kabul que dejó más de 100 muertos en el aeropuerto durante el operativo de evacuación.

Los talibanes y EI son extremistas sunitas, pero el segundo hace una interpretación aún más rígida de la ley islámica.

EI ha dicho que seguirá combatiendo en Afganistán y en sus declaraciones se refiere a los talibanes como "apóstatas".

Así, los talibanes enfrentan una inversión de papeles: deberán defender a la población afgana del tipo de ataques que durante años realizaron sus propios combatientes.

En esta nota: