Covid-19 - 

Recuento de los efectos económicos de Panamá tras covid-19 en 2020

Recuento de las noticias económicas más relevantes de 2020

Vacía, así lució panamá en marzo al iniciar las medidas de confinamiento por propagación del covid-19. Empresas cerraron, y sin empleos no había garantía de empleos ni sueldos.

El 20 de marzo comenzó la suspensión de contratos. Más de 280 mil trabajadores quedaron a la espera de su reintegro indefinido.

Para el 23 de marzo, prohibieron los vuelos comerciales. Decisión que fue extendida en reiteradas ocasiones. Durante esos meses el Aeropuerto de Tocumen sólo mantuvo vuelos humanitarios.

Conscientes de la paralización, ese mismo mes los bancos prorrogaron a sus clientes el pago de sus responsabilidades por 90 días sin intereses, lo que cubrió de abril a junio.

Como apoyo financiero, en abril el gobierno implementó el pago del vale digital a través de la cédula. Inició con $80 mensuales y luego incrementó $100. Lo que desencadenó largas filas y aglomeración en supermercados.

Llegó el 4 de mayo y el presidente Laurentino Cortizo anunció la segunda fase de la moratoria bancaria que entraría a regir el 1 de julio con extensión al 31 de diciembre. Para esa fecha, 1 millón de clientes recibieron alivios financieros.También sancionó ley de otras moratorias.

Fue hasta el 13 de mayo que inició la reactivación económica con la reapertura del bloque 1: ventas al por menor, talleres de mecánica y servicios técnicos.

Continuó el 1 de junio con el bloque 2 que incluyó: construcción pública, industrias, lugares de culto, áreas deportivas y sociales al 25% capacidad.

Ya para el mes de agosto suspendieron las reaperturas por el aumento de casos covid-19.

En materia laboral, extendieron la suspensión de contratos al 31 de diciembre e inició el plan de recuperación económica del Ejecutivo.

El 3 de agosto: desembolso de banca de oportunidades en caja de ahorros y banco nacional como respaldo a emprendedores. Y finiquitaron detalles del programa de crédito a mipymes por $300 millones, financiado por el banco interamericano de desarrollo.

Fue hasta el 14 de agosto que el aeropuerto de tocumen reinició vuelos de forma controlada.

Tras dos meses de parálisis en reactivación, el ejecutivo cerró agosto con el anuncio de un cronograma de reaperturas del 7 de septiembre al 12 de octubre.


El 7 de septiembre inició el nuevo y último cronograma de reapertura del gobierno.

En esta fecha finalmente la construcción de infraestructura privada retomó obras. Este sector tiene las mayores expectativas de recuperación.

Abrió la Zona Libre de Colón con operación al 50%. Y el área económica especial Panamá Pacífico.También las sastrerías y los lava autos.

Para el 14 de septiembre levantaron la restricción por género y eliminaron los salvoconductos.

Una semana después, el 21 de septiembre se retomaron en el país las actividades deportivas sin público.

Ese mes de reapertura, cerró el 28, con algunos de los sectores más esperados: centros comerciales, los cuales en meses anteriores se reinventaron con ventas en línea.

Los restaurantes y fondas, que sobrevivieron con los delivery. La aviación nacional. Y el hipodromo sin público.

El 12 de octubre reabrieron los hoteles, resorts, casinos, lotería y los vuelos internacionales.

El 22 octubre la superintendencia de bancos extendió la moratoria hasta junio del 2021.

Y con los gimnasios se cerró la agenda de reaperturas el 16 de noviembre.

Todos estos sectores económicos, con grandes pérdidas por meses de cierre, colocaron termómetro para medir temperatura, alcohol para desinfección de manos y aplicaron letreros para el distanciamiento físico, para poder reabrir.


A inicios de noviembre se presentó una tormenta tropical en la región que evolucionó a huracán ETA. Con el transcurso de los días tocó a Panamá, lo que obligó al gobierno a declarar estado de emergencia ambiental en la provincias de Bocas del Toro, Coclé, Chiriquí, Herrera, Panamá, Panamá Oeste, Veraguas y la comarca Ngabe Buglé.

El resultado de ETA en Chiriquí y Ngäbe Buglé fue de 19 fallecidos y 114 funcionarios y voluntarios de Sinaproc que se encargaron del rescate.

Los deslizamientos e inundaciones no sólo ocasionaron pérdidas a familias, sino que por tratarse de la zona productiva del país, provocó desabastecimiento de productos.

Esto también se tradujo en aumento en los precios de alimentos en merca panamá: tema que se solucionó en una semana.

Una nueva amenaza ambiental surgió en la segunda quincena de noviembre. Se trató del huracán IOTA.

El 14 de noviembre el presidente Laurentino Cortizo pidió a la población mantenerse informado y alerta. Además, activó los centros de operación de emergencia, COE.

Este huracán afectó con precipitaciones en la ciudad de Panamá, Colón, Darién y Panamá Este.

Sin embargo, la solidaridad dijo presente. Miles de panameños se dieron cita al Parque Omar y otros puntos para donar comida, ropa y utensilios de higiene personal para los damnificados a nivel nacional.

Lamentablemente iota dejó 6 fallecidos y 74 puntos críticos que se mantienen en rehabilitación por el ministerio de obras públicas.

FUENTE: Redacción Eco