Actualidad -  4 de marzo 2016 - 21:47hs

El papa reza con líderes de otras religiones en la "zona cero" de Nueva York



El papa Francisco se unió hoy a representantes de otras religiones en una "oración por la paz" pronunciada en la "zona cero" en homenaje a las víctimas de los atentados en ese lugar el 11 de septiembre de 2001.

El pontífice mencionó al comenzar a dirigirse a los presentes la mezcla de "sentimientos, emociones", por estar en ese lugar, "donde miles de vidas fueron arrebatadas en un acto insensato de destrucción".

"Aquí el dolor es palpable", añadió el pontífice, quien dijo que el agua que cae en el monumento creado donde estuvieron las Torres Gemelas "nos recuerda todas esas vidas que se fueron bajo el poder de aquellos que creen que la destrucción es la única forma de solucionar los conflictos". 'La guerra contra el narcotráfico se combate 'pobremente', dice el papa El papa Francisco criticó que la guerra contra el narcotráfico es "asumida y pobremente combatida" y que tiene su "propia dinámica", en un discurso pronunciado ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Aseguró que el narcotráfico es un tipo de conflictividad "no siempre tan explicitada pero que silenciosamente viene cobrando la muerte de millones de personas".

"El narcotráfico, por su propia dinámica, va acompañado de la trata de personas, del lavado de activos, del tráfico de armas, de la explotación infantil y de otras formas de corrupción".

Esta, indicó, "ha penetrado los distintos niveles de la vida social, política, militar, artística y religiosa, generando, en muchos casos, una estructura paralela que pone en riesgo la credibilidad de nuestras instituciones".

 "Total prohibición" de las armas nucleares El papa Francisco pidió hoy la "total prohibición" del armamento nuclear y dijo que la "amenaza de destrucción mutua" constituye un "fraude a toda la construcción de Naciones Unidas", en cuya sede pronunció un discurso.

La existencia de una ética y un derecho basados en esa amenaza harían en la práctica que la ONU pasara a ser las "Naciones unidas por el miedo y la desconfianza".

Jorge Mario Bergoglio dijo que la tendencia a la proliferación de armas de destrucción masiva como las nucleares "niega" las afirmaciones contenidas en el preámbulo y el primer artículo de la Carta de las Naciones Unidas.

En ella se indican que los cimientos de la construcción jurídica internacional son "la paz, la solución pacífica de las controversias y el desarrollo de relaciones de amistad entre las naciones".

"Hay que empeñarse por un mundo sin armas nucleares, aplicando plenamente el Tratado de No Proliferación, en la letra y en el espíritu, hacia una total prohibición de estos instrumentos", insistió.

El pontífice se refirió al reciente acuerdo sobre el programa nuclear de Irán, "una región sensible de Asia y Oriente Medio", del que dijo es "una prueb de la buena voluntad política y del derecho, ejercitados con sinceridad, paciencia y constancia".

Contra de la 'sumisión asfixiante' de organismos financieros

El papa rechazó hoy en la sede de Naciones Unidas la "sumisión asfixiante" que causan los organismos financieros internacionales cuando imponen a los países sistemas crediticios "que someten a las poblaciones".

Por eso Francisco reclamó "conceder a todos los países, sin excepción" una participación y una incidencia real equitativa en las decisiones de esos organismos, en el Consejo de Seguridad de la ONU y en mecanismos creados para afrontar crisis económicas.

Eso ayudará a "limitar todo tipo de abuso o usura, sobre todo con los países en vías de desarrollo", declaró el pontífice en un discurso, pronunciado en español, ante la Asamblea General de la ONU.

El papa criticó que los sistemas crediticios impuestos a ciertos países por parte de esos organismos financieros internacionales, "lejos de promover el progreso, someten a las poblaciones a mecanismos de mayor pobreza, exclusión y dependencia".

A continuación el argentino Jorge Mario Bergoglio, el primer papa latinoamericano, insistió en que "ningún individuo o grupo humano se puede considerar omnipotente, autorizado a pasar por encima de la dignidad y de los derechos de las otras personas singulares o de sus agrupaciones sociales".

El papa criticó lo que denominó "falsos derechos", contrarios al ideal limitación del poder que resultaría de la "distribución fáctica del poder (...) entre una pluralidad de sujetos".

Al contrario, lo que ocurre, denunció el papa, es que hay "grandes sectores indefensos, víctimas más bien de un mal ejercicio del poder".

Por último, el papa denunció el "irresponsable desgobierno de la economía mundial, guiado solo por la ambición de lucro y de poder" y advirtió que esto debe llevar a una "severa reflexión sobre el hombre". Proclama en la ONU El papa Francisco proclamó la existencia de un "verdadero 'derecho del ambiente'" y dijo que cualquier daño a este "es un daño a la humanidad", en un discurso pronunciado en la sede de Naciones Unidas.

El pontífice declaró que los seres humanos "somos parte del ambiente" y que este "comporta límites éticos que la acción humana debe reconocer y respetar".

En la sede de Naciones Unidas El papa Francisco llegó a la sede de Naciones Unidas para cumplir con una histórica visita oficial ya que será el primer pontífice que se dirige a un gran número de líderes mundiales en la Asamblea General.

Francisco, que se encuentra en Nueva York desde el jueves, como parte de una visita oficial que antes le llevó a Washington y que seguirá el sábado en Filadelfia, arribó a la sede central de la ONU a las 8.20 hora local (12.20 GMT).

El pontífice llegó en un vehículo negro y fue recibido por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. Después de los saludos, ingresó al edificio principal de Naciones Unidas, entre una reducida guardia de honor del personal de seguridad de la organización.

Su llegada se produjo poco después de que la bandera del Vaticano se izara por primera vez en la ONU, sin ceremonias especiales, después de que el 10 de septiembre la Asamblea General aprobara un cambio en las normas para poder colocar banderas en su sede de observadores permanentes, como el Vaticano y el estado palestino.

En la sede de la ONU, el papa tiene programado reunirse con decenas de miembros del personal de Naciones Unidas, en el vestíbulo del edificio, y también con el secretario general de la ONU y otras personalidades.

El acto central de la visita del papa a la sede de la ONU consistirá en un discurso que pronunciará en la Asamblea General, en el preludio de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible, que reúne durante tres días a unos 150 jefes de Estado y de Gobierno.
En esta nota: