NACIONALES Nacionales - 

Panamá crea Centro para Monitoreo sobre pesca ilegal

Este centro velará por el estricto cumplimiento de las disposiciones legales que tienen por objeto regular la protección de los recursos acuáticos en Panamá.

Redacción ECO
Por Redacción ECO

Un centro interinstitucional que tendrá como función coordinar, mejorar la comunicación y la trazabilidad entre las instituciones para implementar y ejecutar medidas de conservación y protección del ambiente marino y costero contra la contaminación y contrarrestar la pesca ilegal no declarada y no reglamentada dentro de las aguas jurisdiccionales de la República de Panamá, fue creado por el Órgano Ejecutivo.

Con la firma del presidente de la República Laurentino Cortizo y el ministro de Ambiente, Milciades Concepción, se promulgó el decreto ejecutivo No 15 de 19 de diciembre de 2022 mediante el cual se crea el Centro de Coordinación para el Monitoreo, Preservación y Protección del ecosistema marino y costero y se dictan otras disposiciones.

Este decreto, que comenzará a regir a partir de su promulgación, establece que este centro estará constituido por los ministerios de Ambiente (MiAMBIENTE), Seguridad Pública (MINSEG), la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP) y la Autoridad Marítima de Panamá (AMP). Contará con una secretaría Ejecutiva, representada por el MINSEG (a través del Servicio Nacional Aeronaval) y una Unidad Administrativa (MiAMBIENTE).

Este centro de coordinación tendrá 14 funciones, entre las que se destaca coordinar, planificar, establecer y operar a nivel interinstitucional las actividades nacionales de seguimiento, control y vigilancia encaminadas a prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, así como la prevención de la contaminación de los ecosistemas marinos y costeros.

PESCADORES MERCADO MARISCO.jpeg
Este centro de coordinación tendrá 14 funciones, entre las que se destaca coordinar, planificar, establecer y operar a nivel interinstitucional las actividades nacionales de seguimiento, control y vigilancia encaminadas a prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada en Panamá.

Este centro de coordinación tendrá 14 funciones, entre las que se destaca coordinar, planificar, establecer y operar a nivel interinstitucional las actividades nacionales de seguimiento, control y vigilancia encaminadas a prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada en Panamá.

Además, elaborará y presentará, ante el Ministerio de Ambiente, el anteproyecto de presupuesto y plan operativo anual (POA). También colaborará en la transferencia de conocimientos prácticos y tecnológicos, entre las instituciones que lo conforman y coadyuvará al seguimiento, control y vigilancia completos y eficaces de la pesca ilegal, no declarada y la contaminación marino costera.

De igual manera, este centro velará por el estricto cumplimiento de las disposiciones legales y reglamentarias que tienen por objeto regular la protección de los recursos acuáticos y marino costeros y se contribuirá al diseño de planes de acción contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada.

El ministro de Ambiente, Concepción, al hacer el anuncio de este centro, durante la firma de un convenio con la Fundación MarViva, expresó que una pesca ilegal impacta los ecosistemas marinos y su fauna y que “el Ministerio de Ambiente tiene una responsabilidad y antes no se veía de esa forma. Pesca ilegal: ARAP, pero el Ministerio de Ambiente también, lo dicen nuestras leyes; estamos haciendo un centro de monitoreo que lideraremos”.

En este centro, agregó el ministro, estarán la ARAP, el Ministerio de Seguridad, la AMP y Ambiente; “vamos a tener plataformas y otros instrumentos tecnológicos y de coordinación interinstitucional para que todos le demos seguimiento a los casos de pesca ilegal, no una sola institución. Va a ser difícil que alguien haga algo incorrecto, indebido o no quiera cumplir la norma.”

De acuerdo con el decreto que establece este centro, se plantea que en su labor, se podrá convocar a otras entidades y organizaciones del sector público, privado, académico y de la sociedad civil cuando se requiera de sus conocimientos técnicos y aportes específicos para fortalecer el logro de los objetivos y funciones del centro. Dicha participación será con derecho a voz de forma no permanente y ad-honorem.