INTERNACIONALES Internacionales - 

Wilson: Hembras en celo y 70 uniformados lo buscan en selva

#VamosPorWilson, #FaltaUno, #WilsonHeroeNacional son algunos de los numerales con los que usuarios de redes sociales claman por el regreso del perro.  

AFP
Por AFP

Hace dos semanas Wilson rompió la correa que lo unía a su guía y se lanzó a la selva colombiana tras el rastro de cuatro niños extraviados que sobrevivieron a un accidente de avioneta en Colombia. Los niños aparecieron, pero se desconoce el paradero del perro. Mientras unos 70 uniformados apoyados por dos perras en celo tratan de ubicar a este pastor belga malinois macho en la inmensidad de la selva del departamento de Caquetá (sur), sus entrenadores en Bogotá esperan que esté usando "su instinto de caza" para sobrevivir.

"Es un perro muy fuerte, muy bien formado, tenemos la confianza de que esté vivo todavía", dijo a la AFP el soldado Elvis Porras, instructor canino de la Escuela de Ingenieros Militares, donde se formó Wilson. "Es un perro muy fuerte, muy bien formado, tenemos la confianza de que esté vivo todavía", dijo a la AFP el soldado Elvis Porras, instructor canino de la Escuela de Ingenieros Militares, donde se formó Wilson.

Porras espera que este pastor belga de seis años esté "despertando su instinto de caza para sobrevivir", al fin y al cabo es "descendiente directamente del lobo".

Los indígenas Lesly (13 años), Soleiny, (9) Tien Noriel (5) y Cristin (1) deambularon durante 40 días por la misma selva antes de ser encontrados bajos de peso y deshidratados el viernes pasado.

Durante su recuperación en el Hospital Militar de Bogotá, las hermanas mayores hicieron un dibujo en el que se ve un perro en medio de árboles, junto a un río y lleva escrito en negro el nombre Wilson.

Antes de perderse, el perro "orientó a la tropa hasta puntos clave para el seguimiento y para descifrar el camino que estaban haciendo lo niños", detalla Edgar Fontecha, otro instructor canino de la escuela.

El ejército y familiares de los indígenas sospechan que Wilson fue el primer miembro del equipo de búsqueda en tener contacto con los hermanos.

Para recuperarlo, "insertamos dos perritas en celo (a la selva). Wilson está castrado, sin embargo, esperamos que se le active su instinto y vaya hacia las perras", explica el general Pedro Sánchez, quien comandó la operación de rescate de los menores y ahora espera hacer lo mismo por el canino.

#VamosPorWilson, #FaltaUno, #WilsonHeroeNacional son algunos de los numerales con los que usuarios de redes sociales claman por el regreso del perro.

COLOMBIA SELVA NIÑOS MILITARES.jpg
Hace dos semanas Wilson rompió la correa que lo unía a su guía y se lanzó a la selva colombiana tras el rastro de cuatro niños extraviados que sobrevivieron a un accidente de avioneta en Colombia.

Hace dos semanas Wilson rompió la correa que lo unía a su guía y se lanzó a la selva colombiana tras el rastro de cuatro niños extraviados que sobrevivieron a un accidente de avioneta en Colombia.

-Camada W-

Otro pastor belga desciende desde las alturas atado a un arnés en la Escuela de Ingenieros Militares. En unos meses el animal repetirá el ejercicio desde un helicóptero.

Wilson, el más fuerte de la "Camada W"- llamada así porque todos los cachorros fueron bautizados con nombres que inician con esa letra-, se formó durante 14 meses en esta Escuela ubicada en el suroriente de la capital.

"Era el perro que estábamos buscando: fuerte, que no tuviera miedo, que fuese muy curioso", recuerda Fontecha "Era el perro que estábamos buscando: fuerte, que no tuviera miedo, que fuese muy curioso", recuerda Fontecha

Casi 60 canes se entrenan aquí para detectar explosivos o drogas, hacer rescates bajo edificios colapsados o rastrear personas en misiones humanitarias, la especialidad de Wilson.

Este tipo de perros se entrenan en binomios, donde se les asigna un único "guía" militar que los acompaña a lo largo de su vida en distintas operaciones. Cristian David Lara, la dupla de Wilson, permanece en la selva para intentar encontrarlo.

Según Fontecha, "se dice que el perro rompió la cuerda" que lo ataba a Lara y "arrancó a hacer lo suyo, a seguir el rastro" de los menores hasta que se perdió.

De pronto "las ganas de acertar, de encontrar, de buscar su objetivo" le jugaron una mala pasada, especula Porras.

De su lado, el general Sánchez dice que "no es habitual" ver esta conducta en perros militares.

Los uniformados confían en que- al igual que los niños- Wilson sorteará serpientes, pumas, jaguares y otros depredadores que rondan la zona.

"Me invade la tristeza. Saber que es un hijo de casa y que es el único que no pudo salir del área después de un resultado tan bueno", se lamenta el soldado Porras.

En esta nota: