INTERNACIONALES Internacionales - 

Perú: Detienen a hermano de presidenta por presunta corrupción

Junto al hermano de Dina Boluarte fue detenido el abogado de la presidenta de Perú y seis personas más en distintos operativos.

AFP
Por AFP

La policía de Perú detuvo este viernes al hermano y al abogado de la presidenta del país, Dina Boluarte, por su presunta vinculación con una trama de corrupción que nombraba funcionarios a cambio de sobornos, anunció la fiscalía.

Situación en Perú

Un equipo especial de fiscales contra corrupción "detuvo a Nicanor Boluarte Zegarra, Mateo Castañeda y otros investigados por los delitos de organización criminal y tráfico de influencias", indicó el Ministerio Público en la red social X.

Boluarte, hermano mayor de la mandataria peruana, fue detenido en su apartamento, en el este de Lima.

La fiscalía lo acusa de comandar una red de corrupción que designaba prefectos y subprefectos a cambio de "dádivas económicas", según precisó el poder judicial en un comunicado.

Los funcionarios ejercen como representantes del gobierno en las regiones del país y son nombrados directamente por la presidenta y el ministro del Interior.

Desde sus cargos captaban "afiliados" para inscribir un nuevo partido político, Ciudadanos por el Perú, que encabezaría Nicanor, de 64 años.

La organización "habría gestado su programa criminal inmediatamente después que Boluarte" asumiera como presidenta el 7 de diciembre, añadió el poder judicial.

Boluarte negó los señalamientos mientras era conducido, esposado, a prisión tras el allanamiento a su apartamento.

"Niego absolutamente todo, soy inocente", dijo a los periodistas. "Niego absolutamente todo, soy inocente", dijo a los periodistas.

Dina Boluarte.jpg
La policía de Perú detuvo este viernes al hermano y al abogado de la presidenta del país, Dina Boluarte, por su presunta vinculación con una trama de corrupción que nombraba funcionarios a cambio de sobornos, anunció la fiscalía.

La policía de Perú detuvo este viernes al hermano y al abogado de la presidenta del país, Dina Boluarte, por su presunta vinculación con una trama de corrupción que nombraba funcionarios a cambio de sobornos, anunció la fiscalía.

- "Poder de facto" -

Junto a Boluarte fue detenido el abogado de la presidenta y seis personas más en distintos operativos realizados en Lima, Cajamarca, Junín y San Martín.

En el marco de esas acciones fueron allanados "26 inmuebles", dijo por su parte la fiscalía.

Castañeda representa a la mandataria peruana en la investigación que enfrenta por unos relojes de lujo que no declaró en su lista de bienes.

Según las autoridades judiciales, Nicanor Boluarte sacó provecho del "poder de facto" que le otorgó su hermana para "instrumentar las prefecturas y subprefecturas" en su beneficio.

Mientras que Castañeda presuntamente cumplía el rol de "operador legal" de la red de corrupción.

La mandataria peruana quedó expuesta a un nuevo escándalo tras el proceso que enreda a su hermano.

Boluarte, de 61 años, está siendo interrogada por el llamado Rolexgate y enfrenta otra investigación judicial por la represión de las protestas que siguieron a su investidura.

En el marco del primer proceso, la fiscalía allanó en marzo su vivienda y el despacho presidencial en busca de las joyas que, según Boluarte, pertenecen a un gobernador que se las cedió en calidad de préstamo.

La presidenta está bajo sospecha de "enriquecimiento ilícito y omisión de consignar declaración en documentos".

El jueves, el gobierno anunció sorpresivamente la disolución de la unidad policial que apoyaba al equipo de fiscales anticorrupción que realizó la operación de registro contra la jefa de Estado y detuvo a su hermano, alegando razones operativas.

Si finalmente la fiscalía decide acusarla, Boluarte solo sería llevada a juicio al final de su mandato, en julio de 2026, según fija la Constitución.

La mandataria asumió el poder en reemplazo de Pedro Castillo, quien fue destituido y encarcelado por su fallido intento de disolver el Congreso.

Tras su juramentación, estallaron protestas que fueron duramente reprimidas por la fuerza pública.

En las revueltas murieron 50 personas presuntamente a manos de policías y militares.

A raíz de ello, Boluarte enfrenta desde enero de 2023 una investigación por presunto "genocidio, homicidio calificado y lesiones graves".