INTERNACIONALES Internacionales -  12 de noviembre 2021 - 05:32hs

Julian Assange podrá contraer matrimonio en la cárcel

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, podrá contraer matrimonio en la cárcel de alta seguridad donde está detenido cerca de Londres.

AFP
Por AFP

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, podrá contraer matrimonio en la cárcel de alta seguridad donde está detenido cerca de Londres, a la espera de ser o no extraditado a Estados Unidos, según su pareja Stella Moris. "Buenas noticias: el gobierno del Reino Unido ha dado marcha atrás 24 horas antes de la fecha límite. Julian y yo tenemos permiso para casarnos en la cárcel de Belmarsh", tuiteó la abogada sudafricana, que tuvo dos hijos con Julian Assange cuando éste estaba refugiado en la embajada de Ecuador en Londres.

"Me siento aliviada, pero sigo enfadada por el hecho de que haya sido necesario emprender acciones legales para detener la interferencia ilegal a nuestro derecho básico de casarnos", añadió.

En los últimos días, Moris presentó una demanda contra la negativa de las autoridades a permitir la unión.

Aún no se ha fijado la fecha de la boda.

JUICIO JULIAN ASSANGE.jpg
Tampoco hay fecha para la decisión del tribunal británico sobre el recurso interpuesto por Estados Unidos contra la negativa del Reino Unido de extraditar al fundador de WikiLeaks Julian Assange.

Tampoco hay fecha para la decisión del tribunal británico sobre el recurso interpuesto por Estados Unidos contra la negativa del Reino Unido de extraditar al fundador de WikiLeaks Julian Assange.

Tampoco hay fecha para la decisión del tribunal británico sobre el recurso interpuesto por Estados Unidos contra la negativa del Reino Unido de extraditar al fundador de WikiLeaks Julian Assange, pronunciada en enero.

La justicia británica había rechazado en primera instancia la demanda de extradición de Washington alegando que existía riesgo de que se suicidara.

A finales de octubre, el Alto Tribunal de Londres examinó la apelación de Washington.

El gobierno de Estados Unidos reclama al australiano de 50 años por cargos de espionaje y una filtración masiva de más de 700.000 documentos clasificados, por los que puede ser condenado hasta 175 años de cárcel.

Fue detenido por la policía británica en abril de 2019, tras haber pasado siete años recluido en la embajada de Ecuador en Londres, donde se refugió cuando estaba en libertad bajo fianza. Temía la extradición a Estados Unidos o Suecia, que lo reclamaba por violación, cargos que fueron abandonados desde entonces.