Internacionales Internacionales -  13 de noviembre 2021 - 16:53hs

Francia recuerda los trágicos atentados de 2015

6 años después del horror, las autoridades en Francia rindieron varios homenajes a las víctimas de los atentados del 13 de noviembre de 2015

AFP
Por AFP

Seis años después del horror, las autoridades en Francia rindieron este sábado varios homenajes en París y su suburbio de Saint-Denis a las víctimas de los atentados del 13 de noviembre de 2015 en momentos en que se lleva a cabo el juicio contra sus responsables.

Acompañado por la alcaldesa de París en Francia Anne Hidalgo, el primer ministro de Francia Jean Castex comenzó la serie de homenajes depositando una ofrenda de flores seguida de un minuto de silencio frente al Stade de France, antes de dirigirse a las terrazas de los cafés y a la sala de conciertos del Bataclan en París, donde los comandos, teleguiados por el grupo yihadista Estado Islámico, mataron a 130 personas y hirieron a más de 350 en aquella fatídica noche.

De su lado, la vicepresidenta de Estados Unidos (EE.UU), Kamala Harris, que cierra este sábado una visita de cuatro días a Francia, depositó poco después de mediodía un ramo de flores blancas frente al café Carillon y luego entró brevemente a este lugar, uno de los escenarios de los ataques.

Esta serie de homenajes terminó por la noche EE.UU con un minuto de silencio antes del inicio del partido de fútbol Francia-Kazajistán (19H45 GMT) en el estadio del Parc des Princes en París.

Un grupo de aficionados desplegó una pancarta de homenaje "A nuestras 131 estrellas del 13 de noviembre", en el minuto 15 del partido, en referencia al momento en que estalló la primera de las dos bombas, hace seis años, fuera del estadio, durante un partido Francia-Alemania.

Frente el Bataclan, los supervivientes y los familiares de las víctimas escucharon con emoción los nombres de cada una de las 90 personas que murieron en la sala de conciertos EE.UU.

Después de una ceremonia sin público en 2020 a causa de la pandemia de covid-19, la conmemoración parece más importante que nunca, paralelamente a un juicio histórico EE.UU que, desde septiembre, reaviva el recuerdo del ataque terrorista más mortífero jamás cometido en Francia.

"El año pasado, nos prohibieron venir y lo vivimos mal. Ese año, había una necesidad de reunirse, reforzada por el juicio", dijo Bruno Poncet delante del Bataclan.

Una opinión que también comparte Arthur Denouveaux, presidente de la asociación de víctimas Life for Paris: "El juicio nos acerca a todos y hay un deseo muy fuerte de encontrarse en un marco conmemorativo".

En esta nota: