Economía Economía - 

China y el enigma que representa su economía actualmente

La nación se transformó en 20 años y se convirtió en un actor de enorme relevancia a nivel mundial, sin embargo, la realidad es diferente tras la pandemia.

Carlos Araúz
Por Carlos Araúz

“No es fácil entender la economía China”, afirma el economista Carlos Araúz. “Esos años de crecimiento a doble dígitos quedaron atrás; y no tengo claro si el tema es coyuntural por el manejo de lo vivido por la Covid-19 y las políticas de confinamiento estricto”, añade el especialista, quien indica que se siente como un problema más profundo que vale la pena analizar por sus repercusiones para el mundo.

VTR CONEXION FINANCIERA .mp4

La nación se transformó en 20 años y se convirtió en un actor de enorme relevancia a nivel mundial. El producto interno bruto de China, dependiendo cómo se mida estaba destinado a crecer a la par del de Estados Unidos, con iniciativas de desarrollo de infraestructura dignas de aplausos, y su inversión en otros países incluso apuntaba hacia aspiraciones de supremacía mundial.

Pero las cosas no andan bien en China, destaca Araúz. “La política de cero Covid condicionó la recuperación económica y desde entonces, el espíritu de crecimiento parece haber desaparecido. Algunos analistas hacen referencia al estilo de liderazgo y a la manera en que se manejó la crisis sanitaria reciente. Es decir, temas coyunturales, pero desde mi perspectiva, pareciera que hay fallas estructurales serias, principalmente asociadas con la falta de dinamismo en el crecimiento económico que las naciones tienen gracias a la inversión privada que, como sabemos por el modelo de economía centralizada, en China es casi un imposible”, apuntó. Pero las cosas no andan bien en China, destaca Araúz. “La política de cero Covid condicionó la recuperación económica y desde entonces, el espíritu de crecimiento parece haber desaparecido. Algunos analistas hacen referencia al estilo de liderazgo y a la manera en que se manejó la crisis sanitaria reciente. Es decir, temas coyunturales, pero desde mi perspectiva, pareciera que hay fallas estructurales serias, principalmente asociadas con la falta de dinamismo en el crecimiento económico que las naciones tienen gracias a la inversión privada que, como sabemos por el modelo de economía centralizada, en China es casi un imposible”, apuntó.

La gráfica muestra las grandes fluctuaciones en crecimiento económico durante los recientes cinco años, incluyendo una proyección de cómo cerrará 2023 y lo que puede traer 2024. China es un país muy diferente hoy al de hace 20 años, cuando habían grandes necesidades que permitían colocar el resultado de la gran productividad creada. A medida que se ha creado riqueza, de la mano de una mano de obra que envejece rápidamente, pareciera que las condiciones para crecer no están allí.

El fondo monetario internacional proyecta un crecimiento interesante de 4%. Pero el país aún necesita invertir casi 40% de su PIB y dadas las circunstancias es casi imposible llegar a esta necesaria vitalidad. Preocupa la inminente crisis inmobiliaria --lección para Panamá--, no podemos depender de la construcción como pilar más relevante en un modelo económico.

¿Se acabó el milagro chino?, Lejos de eso -Xi Jinping y el partido comunista es bastante capitalista cuando se refiere a disfrutar las mieles del progreso-. Para Araúz, la reciente batalla por producción de semiconductores es un ejemplo de lo que seguramente se vivirá por muchos años por venir.

El especialista termina asegurando que, los problemas de China ya no son de ese país, sino del mundo, considerando su tamaño, influencia y apetito por poder. Y que Panamá vive tiempos de análisis, de cautela y de encontrar aliados que puedan representar bienestar para nuestra población.

En esta nota: