Actualidad -  4 de marzo 2016 - 21:46hs

La Junta del OIEA votará puesta en marcha del acuerdo nuclear con Irán

La Junta de Gobernadores del OIEA, la agencia nuclear de la ONU, adoptará mañana martes en Viena una resolución que permitirá la pronta entrada en vigor del histórico acuerdo atómico pactado en julio entre Irán y la comunidad internacional.

El objetivo, según indicaron esta semana varios diplomáticos, es adoptar el texto -acordado por Irán y seis grandes potencias- de forma unánime entre los 35 países miembros de la Junta, el órgano ejecutivo del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Quedará así allanado el camino para que el acuerdo nuclear pactado el pasado 14 de julio en Viena pueda entrar en vigor en las próximas semanas, probablemente a mediados de enero.

El histórico acuerdo, negociado durante casi dos años entre Irán y seis grandes potencias (EEUU, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania), prevé una limitación de varios aspectos del programa nuclear iraní a cambio de levantar las sanciones internacionales que pesan sobre la República Islámica.

A su vez, el acuerdo estipula un estricto y exhaustivo régimen de verificación y supervisión nuclear en Irán por parte del OIEA.

Ningún otro país del mundo está sometido a una verificación de este alcance, recordaron esta semana varios diplomáticos en Viena.

El director general del organismo, Yukiya Amano, emitió a comienzos de diciembre un informe final sobre las posibles dimensiones militares del programa nuclear iraní en el pasado.

En ese documento, los expertos del OIEA concluyen que hasta 2003 hubo un esfuerzo coordinado para hacerse con un arma nuclear en Irán, mientras que hasta 2009 hubo otras actividades, que no llegaron más allá de estudios de viabilidad y experimentos.

Desde entonces, los inspectores del OIEA aseguran no tener evidencias sobre actividades sospechosas en Irán.

Esta evaluación final, que fue más dura y clara de lo esperado, era una de las condiciones para que entrara en vigor el tratado nuclear de Viena.

Pese al dictamen negativo del OIEA, todos los países desean seguir adelante con el acuerdo, según indicaron varios diplomáticos.

Una vez aclaradas las dudas sobre el pasado del programa nuclear iraní, el OIEA se dedica ahora a verificar las condiciones previas a la entrada en vigor al acuerdo y luego vigilará el cumplimiento de los compromisos asumidos por Irán.

Concretamente, la República Islámica debe reducir hasta menos de 300 kilos sus reservas de uranio poco enriquecido y desmantelar gran parte de sus centrifugadoras para producir ese material, que tiene un posible doble uso, civil y militar.

Una vez que Irán haya cumplido lo exigido, podrá pactar con el OIEA la entrada en vigor del acuerdo, que coincidirá con el levantamiento de las sanciones, tanto de las del Consejo de Seguridad de la ONU, como de las impuestas por la Unión Europea (UE) y EEUU.
En esta nota: