Actualidad -  4 de marzo 2016 - 21:46hs

Condenan a periodista a ocho años de cárcel por injurias en Honduras

El periodista hondureño David Romero, director de los opositores radio y TV Globo, fue condenado este viernes a más de ocho años de prisión por injurias, al tiempo que acusó al presidente Juan Orlando Hernández de presionar para que lo sentencien por sus denuncias de corrupción en el gobierno.

Su abogado, Darwin García, reveló a medios locales que el comunicador "ha sido declarado culpable por seis delitos de injuria" contra la esposa de un fiscal, y sentenciado a ocho años y cuatro meses de prisión.

Añadió que la defensa presentará un recurso de casación "porque no se ha dado un juicio justo a este ciudadano".

El periodista, rodeado de cientos de simpatizantes que llegaron desde diferentes partes de Honduras a manifestar su solidaridad, denunció que la sentencia se dio "en cumplimiento a la petición de Juan Orlando Hernández (que quiere) vernos privados de la libertad".

Decenas de militares y policías rodearon el edificio del tribunal capitalino ante la presencia de opositores al gobierno.

"Fuera JOH (Juan Orlando Hernández)", "David amigo, el pueblo está contigo" y "No tenemos miedo", gritaban los manifestantes.

Romero sostuvo que el gobernante presionó al tribunal para enviarlo a prisión en represalia por haber denunciado que recibió dinero desviado del Seguro Social.

Tras denuncias del periodista, la fiscalía comprobó en febrero pasado que unos 330 millones de dólares fueron saqueados del Seguro Social con la venta de equipo y medicinas sobrevalorados por funcionarios del gobierno y empresarios.

El presidente Hernández admitió que las investigaciones que él mismo ordenó revelaron que unos 94.000 dólares de ese dinero ingresaron al equipo de campaña que lo llevó al poder en 2013.

El presidente negó haber tenido conocimiento del desvío y prometió enviar a la cárcel a los culpables.

La acusación contra Romero fue interpuesta por Sonia Gálvez, esposa del fiscal general adjunto, Rigoberto Cuellar.

Romero había denunciado que Cuellar, a pesar de su cargo, es socio de una firma de abogados y en sus informaciones hizo menciones a la vida privada de la esposa del fiscal, quien lo acusó por injurias.