CON NOMBRE PROPIO Con Nombre Propio - 

Alejandro Fernández: Mi reto es servir como puente entre lo académico y lo laboral

Alejandro Fernández, quien de joven soñaba con estudiar cine, hoy es un exitoso empresario en el área del neuro-marketing, trabajo que desempeña con pasión por lo fascinante que es, y cómo a través de una marca se enseña a jugar con el cerebro humano.


Él tiene un reto personal, el de servir como puente entre lo académico y lo laboral, basado en que el nivel informal está avanzando y el profesional se está quedando atrás.



Fundador de Phocus Branding, empresa consultora de marcas líder en el mercado panameño, Alejandro viene de una familia de publicistas, pero también de inmigrantes, lo que para él significa que el concepto de trabajo es muy fuerte; “así que no hubo vacaciones de mi vida que yo recuerdo que no haya trabajado (en la adolescencia). Muchas veces trabajaba incluso los fines de semana; eso del trabajo siempre fue parte de mi”.



Por otra parte, para su padre, siempre que Alejandro encontrara algún tipo de trabajo, él estaba tranquilo. “Pero luego se volvió más interesante trabajar con mi papá, en un ambiente más interesante como del de producción o publicidad, para un joven de 14 o 15 años”, aseguró.



Sin embargo, Alejandro no optó por estudiar publicidad, al menos al principio no tenía muchas ganas de hacerlo. “Quería estudiar producción, y yo era muy malo en la escuela secundaria”, dijo el ahora decano en la Universidad Interamericana de Panamá.



“Cuando le digo a mi papa que quiero estudiar en la mejor escuela de cine, se ríe, pero me apoya” y le dice que no lo enviará, “al menos que demuestre que efectivamente vas a estudiar”. En ese sentido, aseguró que tuvo que pasar por un proceso y no fue a la universidad de sus sueños en Estados Unidos a estudiar cine, donde los grandes directores del séptimo arte se han graduado, donde son los profesores.



Sin embargo, más tarde estudió cine, no en la universidad que quería, pero se graduó con honores en la ciudad de Nueva York, testimonió.


Ya de vuelta en Panamá, comenzó como productor y en la publicitaria de su padre, empezó a funcionar como creativo, luego otro tipo de tareas. Pero había diferencias y es mejor tener un papá que un jefe, por lo que decidió que era mejor para él, ir a otra parte. “Puse mi propia agencia y luego nos compró McCann”, donde fue gerente a nivel regional.



Alejandro también trabajó en la campaña política del expresidente Ernesto Pérez Balladares, con un equipo muy grande. “Trabajó mucha gente, no me puedo dar el crédito de que la hice yo; fui un contribuyente”, explicó al mencionar que fue en ese momento que se dio cuenta que era bueno para el mercado y estudio esa carrera. “Tuve que reentrenarme”, aseguró.



Hoy en día, Alejandro es una de las personas que busca de manera constante cómo jugar con las marcas y el cerebro humano, basándose en sus conocimientos de neuro-marketing, para lograr el éxito de una marca. Sabe las estrategias que debe usar para guiar a un consumidor a obtener determinado producto de una estantería en un supermercado. Todo es un juego de la mente, y en lo que al marketing se refiere, él tiene las claves.
Citas textuales
“Para mí, la clave del éxito es pensar que siempre hay algo más que yo puedo dar; no pensar que simplemente porque subí un escalón, ahí terminó la escalera”. “A final del camino de lo que se trata el mercadeo es de toma de decisiones… cómo uno influencia o afecta esas tomas de decisiones…. es aquí el nombre del juego”.
“Lo que está ocurriendo hoy en día, en el siglo XXI, es que el nivel de educación informal está avanzando a tal velocidad que la educación formal se está quedando atrás”. “El mayor aprendizaje no tiene nada que ver con el mundo profesional; me lo da todos los días mi hija”.


Si quieres saber más sobre Alejandro Fernández, hijo del publicista Tony Fergo, ECO te invita a revivir este programa a través de Cable Onda, Canal 1 de VOD/zona gratis/locales/ECO tv".