INTERNACIONALES Internacionales -  15 de noviembre 2021 - 07:04hs

Talibanes atacan la rama local del Estado Islámico

Los talibanes lanzaron ataques este lunes contra supuestos escondites de la rama local del grupo yihadista Estado Islámico en Afganistán.

AFP
Por AFP

Los talibanes lanzaron ataques este lunes contra supuestos escondites de la rama local del grupo yihadista Estado Islámico en Afganistán en la provincia meridional afgana de Kandahar, informaron fuentes policiales. La operación contra el grupo yihadista Estado Islámico-Khorasan (EI-K) empezó hacia la medianoche en cuatro distritos de la provincia y prosiguió en la mañana, detalló a la AFP el jefe talibán de la policía provincial, Abdul Ghafar Mohammadi.

"Cuatro combatientes de Dáesh (acrónimo árabe del EI) fueron abatidos y 10 detenidos hasta ahora (...). Uno de ellos se hizo estallar en una casa", informó. "Cuatro combatientes de Dáesh (acrónimo árabe del EI) fueron abatidos y 10 detenidos hasta ahora (...). Uno de ellos se hizo estallar en una casa", informó.

Un miembro de los servicios de inteligencia talibán que solicitó el anonimato indicó a la AFP que al menos tres civiles perdieron la vida.

afganistan estado islamico.jpg
Los talibanes lanzaron ataques este lunes contra supuestos escondites de la rama local del grupo yihadista Estado Islámico en Afganistán.

Los talibanes lanzaron ataques este lunes contra supuestos escondites de la rama local del grupo yihadista Estado Islámico en Afganistán.

Desde su regreso al poder en Afganistán el 15 de agosto, los talibanes, que prometieron traer estabilidad tras años de guerra, se enfrentan a una ola de atentados del EI-K.

El grupo es particularmente activo en los alrededores de la ciudad de Jalalabad (este), uno de sus antiguos bastiones, donde atacó a los talibanes en varias ocasiones.

El EI-K también atacó a la minoría chiita en Kunduz (noreste), Kabul y en la ciudad de Kandahar, donde un atentado contra una de sus mezquitas a mediados de octubre mató al menos a 60 personas.

El grupo conoce un nuevo impulso estos meses, tras haber sido debilitado en 2019 por operaciones del ejército afgano apoyado por Estados Unidos.

Islamista sunita, como los talibanes, el EI-K es aún más radical y promueve una "yihad global". Representa la principal amenaza al gobierno talibán, que tiende a minimizar su influencia.