INTERNACIONALES Internacionales -  3 de junio 2022 - 06:00hs

Rusia controla el 20% de Ucrania, según Volodimir Zelenski

Antes del inicio de la guerra, el 24 de febrero, las fuerzas de Rusia o prorrusas controlaban 43.000 km2 en Ucrania, desde la anexión de Crimea.

AFP
Por AFP

El ejército de Rusia estrechaba el jueves el cerco en el este de Ucrania, su principal objetivo, al cumplir cien días de una guerra que le ha permitido controlar el 20% del país, según las autoridades ucranianas. Frustrada su ofensiva relámpago para hacer caer el gobierno prooccidental en Kiev, Moscú se concentra en una guerra de desgaste para conquistar la cuenca minera del Donbás, controlada parcialmente desde 2014 por separatistas prorrusos.

Tras más de tres meses de invasión, las fuerzas de Rusia controlan "alrededor del 20%" del territorio ucraniano, es decir, cerca de 125.000 km2, declaró el jueves el presidente ucraniano Volodimir Zelenski, en un discurso ante el Parlamento de Luxemburgo.

Antes del inicio de la guerra, el 24 de febrero, las fuerzas de Rusia o prorrusas controlaban 43.000 km2 en Ucrania, desde la anexión de Crimea y la toma de un tercio del Donbás en 2014.

Desde el 24 de febrero, han avanzado en el este y en el sur de Ucrania, sobre todo, a lo largo del litoral del mar Negro y del mar de Azov, y ya controlan un corredor costero estratégico que conecta el suroeste de Rusia con Crimea.

"La situación más difícil es en la región de Lugansk, donde el enemigo intenta expulsar a nuestras tropas de sus posiciones", dijo el comandante en jefe de las fuerzas armadas ucranianas, Valeri Zalujny, en un comunicado del ejército.

En Severodonetsk, capital administrativa de la región, un "80% de la ciudad está ocupada" por las fuerzas rusas y hay combates en sus calles, declaró el gobernador de la región de Lugansk, Serguéi Gaidai, en las primeras horas del jueves.

En su discurso vespertino diario, Volodimir Zelenski dijo el jueves que la situación en el Donbás "no había cambiado de manera significativa durante la jornada".

"Tuvimos algunos éxitos en la batalla por Severodonetsk. Pero es todavía muy temprano. Es la zona más difícil actualmente", señaló Volodimir Zelenski, evocando situaciones similares en la vecina Lysychansk y en la cercana Bajmut.

- "Freno" a la llegada de "mercenarios" -

Aunque Lugansk figura como la zona que concentra los combates, la otra región del Donbás, Donetsk, no se encuentra al margen de las hostilidades, especialmente en Sloviansk, unos 80 km al oeste de Severodonetsk.

Sus habitantes huyen apresurados de la ciudad, que está sin electricidad ni agua. "La situación empeora, las explosiones son cada vez más intensas y las bombas caen cada vez más a menudo", dijo a la AFP Gulnara Evgaripova, una estudiante de 18 años que se subía a un autobús de evacuación.

Ante la apisonadora rusa, el ejército ucraniano, que pierde entre 60 y 100 soldados a diario según reconoció Volodimir Zelenski, espera la rápida llegada de los sistemas de misiles avanzados Himars prometidos por el presidente estadounidense Joe Biden.

"El enemigo tiene una ventaja operativa en términos de artillería", señaló el general Valeri Zalujny, repitiendo la necesidad de una "transición lo más rápida posible" de sus equipos hacia armas del tipo de la OTAN.

En el sur, los ucranianos tratan de contraatacar mientras desde Moscú evocan posibles referéndums en julio para anexionarse las regiones conquistadas.

En la región de Zaporiyia (sureste), las autoridades prorrusas colocadas por Moscú anunciaron que se estaban apoderando de las propiedades pertenecientes al Estado Ucraniano, a través de "un decreto".

La medida afecta a "terrenos, recursos naturales, infraestructuras de sectores estratégicos de la economía", indicó un miembro de esa administración, Vladimir Rogov, en Telegram.

Por su parte, Rusia afirmó el jueves que había "frenado" la llegada de "mercenarios" extranjeros deseosos de combatir junto a los militares ucranianos, infligiéndoles numerosas pérdidas en las últimas semanas.

Según el Ministerio ruso de Defensa, el número de combatientes extranjeros "se dividió casi por dos", pasando de 6.600 a 3.500, y un "gran número" de ellos "prefieren abandonar Ucrania lo más rápido posible".

Las fuerzas de Moscú también bombardearon el jueves varias líneas de ferrocarril de la región de Leópolis (oeste), adonde suelen llegar las armas que los países occidentales envían a Ucrania.

TROPAS DE RUSIA EN KIEV UCRANIA.jpg
Tras más de tres meses de invasión, las fuerzas de Rusia controlan

Tras más de tres meses de invasión, las fuerzas de Rusia controlan "alrededor del 20%" del territorio ucraniano, es decir, cerca de 125.000 km2, declaró el jueves el presidente ucraniano Volodimir Zelenski, en un discurso ante el Parlamento de Luxemburgo.

- Más sanciones -

En el plano diplomático, los países de la Unión Europea aprobaron el jueves un sexto paquete de sanciones contra Rusia, que debería aplicarse el viernes tras su ratificación por todos los Estados miembros.

El paquete incluye un embargo con excepciones a las compras de petróleo, pero renuncia a incluir en la lista negra al jefe de la Iglesia Ortodoxa Rusa, por la presión ejercida por Hungría.

Las sanciones persiguen debilitar la economía rusa, pero según el vice primer ministro ruso encargado de Energía, Alexander Novak, los europeos serán los primeros en "sufrir" el embargo al petróleo.

"No sólo subirán los precios del petróleo, sino también los de los productos petrolíferos. No descarto que haya un gran déficit de productos petrolíferos en la UE", dijo Novak.

En Estados Unidos, la administración de Joe Biden anunció una nueva tanda de sanciones contra varios miembros de la "élite" de Moscú, como la portavoz de la diplomacia rusa, María Zajárova, y Serguéi Pavlovich Roldugin, considerado como "el intermediario de Putin" y su amigo.

Tras un encuentro con Biden, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, estimó que los países occidentales tenían que prepararse para "una guerra de desgaste" a "largo plazo".

Las consecuencias del conflicto se sienten más allá, con la creciente amenaza de una crisis alimentaria global por el bloqueo en Ucrania de al menos 20 millones de toneladas de cereales que no pueden ser exportadas.

Los países occidentales intentan por ello desbloquear los puertos ucranianos en el mar Negro, especialmente el de Odesa (sur), principal puerta de salida de las mercancías del país, uno de los principales exportadores de trigo del mundo.