INTERNACIONALES Internacionales -  22 de agosto 2022 - 07:01hs

Portugal sigue luchando contra varios incendios

Portugal, que enfrenta este año un nivel de sequía excepcional, tuvo el mes de julio más cálido desde hace casi un siglo.

AFP
Por AFP

Portugal, que atraviesa una tercera ola de calor desde principios de julio, seguía combatiendo este lunes varios incendios, mientras el país está en estado de alerta hasta el martes por el riesgo de fuegos. El lunes por la mañana, casi 1.800 bomberos estaban desplegados para combatir las llamas en todo el territorio, según datos de Protección Civil.

El foco más importante se situá en la región de Vila Real, en el extremo norte, y avanzaba hacia el interior de una zona montañosa y de difícil acceso.

El estado de alerta, decretado por el gobierno el domingo, limita el acceso a los bosques y prohíbe el uso de máquinas y de fuegos artificiales.

También refuerza el nivel de movilización de los efectivos de emergencia.

Para el lunes y el martes, el instituto meteorológico portugués (IPMA) prevé temperaturas cercanas a los 40 ºC en las regiones interiores del país.

Portugal, que enfrenta este año un nivel de sequía excepcional, tuvo el mes de julio más cálido desde hace casi un siglo.

PORTUGAL INCENDIOS.jpg
Portugal, que atraviesa una tercera ola de calor desde principios de julio, seguía combatiendo este lunes varios incendios, mientras el país está en estado de alerta hasta el martes por el riesgo de fuegos.

Portugal, que atraviesa una tercera ola de calor desde principios de julio, seguía combatiendo este lunes varios incendios, mientras el país está en estado de alerta hasta el martes por el riesgo de fuegos.

Desde principios de año, casi 94.000 hectáreas han sido devoradas por las llamas, la mayor superficie desde los letales incendios de 2017 que causaron un centenar de víctimas, según el último balance del Instituto para la Conservación de la Naturaleza y los Bosques (ICNF).

El fuego en el parque natural de la Serra da Estrela, región montañosa en el centro de Portugal clasificada por la Unesco, consumió más de 25.000 hectáreas de vegetación en estas últimas semanas antes de ser controlado el miércoles.

Según los científicos, el cambio climático aumenta la probabilidad de canículas y sequías, lo que conlleva más riesgo de incendios.