Internacionales Internacionales -  25 de junio 2022 - 16:50hs

OMS: viruela del mono no es una emergencia sanitaria

Hasta el momento se han detectado 3.200 casos y un deceso en unos 50 países distintos, según la OMS.

AFP
Por AFP

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo este sábado que el brote de viruela del mono es una amenaza sanitaria muy preocupante pero por el momento no se trata de una emergencia de salud pública global.

REINO UNIDO - VIRUELA DEL MONO - 22 DE MAYO 2023.jpg
La viruela del mono no es por el momento una emergencia sanitaria, según la OMS.

La viruela del mono no es por el momento una emergencia sanitaria, según la OMS.

"Por el momento la situación no constituye una emergencia de salud pública de importancia internacional, que es el nivel más alto de alerta que la OMS puede emitir", indicó Tedros Adhanom Ghebreyesus en un comunicado tras una reunión de expertos para tratar el tema. "Por el momento la situación no constituye una emergencia de salud pública de importancia internacional, que es el nivel más alto de alerta que la OMS puede emitir", indicó Tedros Adhanom Ghebreyesus en un comunicado tras una reunión de expertos para tratar el tema.

Los casos de esta enfermedad aumentan desde mayo más allá de los países donde era endémica en el oeste y el centro de África y se concentran especialmente en Europa occidental.

"El comité de emergencia compartió sus serias preocupaciones por la escala y la velocidad del actual brote", agregó Tedros. "El comité de emergencia compartió sus serias preocupaciones por la escala y la velocidad del actual brote", agregó Tedros.

Hasta el momento se han detectado 3.200 casos y un deceso en unos 50 países distintos, según la OMS.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a los organizadores de estos eventos que adviertan del riesgo con campañas de comunicación, que detecten casos rápidamente, detengan la transmisión y protejan a la gente en riesgo.

Los síntomas de la viruela del mono incluyen fiebre, dolor de cabeza, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor muscular y falta de energía.

Luego aparecen erupciones en la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies; lesiones, pústulas y, finalmente, costras. Suele curarse en unas tres semanas.