Internacionales Internacionales -  30 de abril 2022 - 07:39hs

Moldavia teme ser el próximo blanco de Rusia

En el puesto fronterizo de Transnistria en Moldavia, la serie de ataques ocurridos esta semana inquietan a la población.

AFP
Por AFP

En el puesto fronterizo de Varnita que delimita el territorio de Moldavia con la región separatista prorrusa de Transnistria, la serie de ataques ocurridos esta semana inquietan a la población y atizan el temor de que la guerra en la vecina Ucrania se replique en esta zona. "Estoy inquieta, todos lo estamos", contó Galina Turcanu, de 46 años, que regenta una pequeña empresa familiar que opera a ambos lados de la frontera.

Al igual que muchas personas entrevistadas por la AFP, Galina afirmó que por el momento no va a huir de Transnistria.

"Tenemos a nuestros padres y a toda nuestra familia aquí", explicó. "Nos vemos a quedar y ver de qué lado sopla el viento", dijo. "Tenemos a nuestros padres y a toda nuestra familia aquí", explicó. "Nos vemos a quedar y ver de qué lado sopla el viento", dijo.

Para Victoria, una auxiliar médica de 36 años que está embarazada, la situación es preocupante.

"No sé que hacer, nunca he vivido en una situación como esta", señaló.

Por el momento va a quedarse y si las cosas cambian, van a huir, afirmó bajo la mirada atenta de su hija de 12 años.

"Tenemos miedo de la guerra", dijo Alex, un hombre de 50 años que prefirió no revelar su apellido. "Tenemos miedo de la guerra", dijo Alex, un hombre de 50 años que prefirió no revelar su apellido.

El lunes el ministerio del Interior de la región separatista prorrusa informó que un edificio gubernamental de la capital Tiraspol fue atacado con un lanzagranadas.

Durante la semana se registró un ataque con explosivos golpeó a una torre de radio cerca de la frontera con Ucrania y se reportaron disparos cerca de un depósito de municiones rusos.

Rusia se declaró "alarmada" por la escalada de tensión en esta región y condenó los incidentes tildándolos de "actos de terrorismo" por parte de Ucrania.

Járkov, Ucrania Guerra.jpg
Desde la invasión de las tropas rusas en Ucrania, Moldavia teme ser el próximo blanco del presidente ruso, Vladimir Putin.

Desde la invasión de las tropas rusas en Ucrania, Moldavia teme ser el próximo blanco del presidente ruso, Vladimir Putin.

- Malos recuerdos -

La república de Transnistria, autoproclamada y apoyada por Moscú, se separó de Moldavia tras una breve guerra en 1992 durante la agitación que sucedió la desintegración de la Unión Soviética. Desde entonces, hay desplegados en esta región 1.500 soldados rusos para garantizar la seguridad de este territorio, que no está reconocido por la comunidad internacional.

Durante la guerra, numerosos residentes tuvieron que huir.

"Fue duro, no queremos que eso se repita", confesó Turcanu, desde la fila de coches que buscan entrar en Transnistria. "Son malos recuerdos", agregó. "Fue duro, no queremos que eso se repita", confesó Turcanu, desde la fila de coches que buscan entrar en Transnistria. "Son malos recuerdos", agregó.

En los últimos días, el tiempo de espera en este punto de control ha aumentado, relató un policía moldavo que prefirió permanecer el anonimato.

Las autoridades locales de la "república" separatista realizan "controles más estrictos" después de las explosiones.

Del lado moldavo en cambio, las fuerzas de seguridad se contentan con un saludo a los conductores.

La presidenta de Moldavia, la política proeuropea Maia Sandu, anunció medidas para reforzar la seguridad del país, pero la presencia de efectivos policiales o del ejército es discreta en la capital Chisinau o en el camino hacia Transnistria.

Desde la invasión de las tropas rusas en Ucrania, Moldavia, un pequeño país ubicado entre Rumanía y Ucrania, teme ser el próximo blanco del presidente ruso, Vladimir Putin.

- Todos los pasaportes-

Tras los incidentes, Kiev acusó a Moscú de querer "desestabilizar" esta zona, pero Oleg Serebrian, viceprimer ministro de Moldavia, relativizó la posibilidad de una injerencia rusa.

Moldavia, una antigua república soviética de 2,6 millones de habitantes, es una de las regiones más pobres y despobladas de Europa, que tras el inicio de la guerra ha recibido 401.893 ucranianos que huían del conflicto.

Del total de refugiados, unos 91.259 siguen en territorio moldavo y ahora el país se prepara para la posible llegada de desplazados de Transnistria.

Si bien muchos de los habitantes de esta región recibieron en los últimos años pasaportes rusos, algunos guardaron sus antiguos papeles moldavos y ahora decidieron renovarlos, informaron varios medios locales.

Galina Turcanu contó que está preparada.

"Todos los pasaportes están ahí", dijo señalando un bolso en el asiento trasero.

En esta nota: