Internacionales Internacionales - 

Antony Blinken viaja a Oriente Medio en busca de una tregua

El viaje del jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Antony Blinken, busca lograr una nueva tregua entre Jerusalén y el grupo terrorista en la Franja de Gaza

AFP
Por AFP

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Antony Blinken, llegó a Arabia Saudita para una nueva gira por Oriente Medio en busca de una tregua en la guerra entre Israel y Hamás, que mantienen intensos combates en el sur de la Franja de Gaza.

En su quinta gira en la región desde el inicio de la guerra el 7 de octubre, Blinken aterrizó en Riad y se espera que visite Israel, Egipto y Catar.

El diplomático y el príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salmán, abordaron la necesidad de una "coordinación regional para alcanzar un final duradero" de la guerra en Gaza, indicó el portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller.

El ministerio de Salud de Hamás, que gobierna la Franja de Gaza desde 2007, afirmó que al menos 128 personas murieron en las últimas 24 horas en los ataques israelíes contra el territorio asediado.

El gobierno de Hamás reportó bombardeos israelíes alrededor de tres hospitales de Jan Yunis, la principal ciudad del sur del enclave, rodeados por las fuerzas israelíes.

Más al sur, Rafah, una "olla a presión de desesperación" según la ONU, acoge actualmente más de la mitad de los 2,4 millones de habitantes del enclave desplazados por los ataques israelíes.

El ejército israelí indicó que efectuó "ataques dirigidos" en las zonas centrales y del norte de la Franja que mataron a "decenas de terroristas que tendían emboscadas" a los soldados en Jan Yunis.

Sin acuerdo

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró el lunes que una victoria de Israel en Gaza asestaría un "golpe fatal" al movimiento palestino y a otros grupos proiraníes en la región, como el Hezbolá libanés o los rebeldes hutíes de Yemen.

Su ministro de Defensa, Yoav Gallant, aseguró que el líder de Hamás en Gaza, Yahya Sinuar, va "de escondite en escondite" y ya no está al mando de sus fuerzas porque se ocupa de "su supervivencia personal".

La guerra estalló tras los ataques sin precedentes de Hamás del 7 de octubre contra Israel, que dejaron unos 1.160 muertos, en su mayoría civiles, según un balance de la AFP basado en cifras oficiales.

Los milicianos islamistas también secuestraron a unos 250 rehenes y, según Israel, 132 permanecen en Gaza, incluyendo al menos 27 que habrían muerto.

Israel prometió "aniquilar" a Hamás y lanzó una ofensiva militar que ha matado al menos a 27.478 personas en Gaza, en su mayoría mujeres, adolescentes y niños, según el ministerio de Salud del territorio.

En su gira, Blinken tiene previsto abordar una propuesta de tregua esbozada en enero por las autoridades de Estados Unidos, Israel, Egipto y Catar, reunidas en París.

Este acuerdo impondría una pausa en los combates por seis semanas, para que Hamás libere a rehenes a cambio de prisioneros palestinos, según una fuente del grupo islamista.

Netanyahu, que enfrenta presiones por la situación de los rehenes, dijo que Israel "no aceptará" las exigencias de Hamás para un intercambio.

Antony Blinken.jpg
Antony Blinken viaja a Oriente Medio en busca de una tregua.

Antony Blinken viaja a Oriente Medio en busca de una tregua.

Durante una reunión de su partido, Netanyahu declaró que "los términos de un eventual acuerdo deben ser similares a los del acuerdo anterior", que permitió una tregua en noviembre durante la cual se intercambiaron rehenes por presos palestinos.

El canciller alemán, Olaf Scholz, afirmó el lunes en una conversación telefónica con el primer ministro que "sólo una solución negociada de dos Estados abriría la perspectiva de una solución duradera al conflicto de Oriente Medio".

El ministro francés de Exteriores, Stéphane Séjourné, en su primera visita a la región desde que asumió el cargo, declaró que la paz solo se alcanzará mediante la diplomacia y urgió a reanudar las conversaciones de paz "sin demora".

"Asegurar la neutralidad"

Los gazatíes enfrentan condiciones humanitarias extremas, mientras la agencia de la ONU para los refugiados palestinos, la UNRWA, que brinda ayuda vital a los palestinos, se encuentra en medio de una polémica tras acusaciones de que 12 de sus empelados participaron en los ataques de Hamás del 7 de octubre.

Numerosos países, incluido Estados Unidos, suspendieron su financiamiento tras la denuncia.

En este sentido, el ministro de Exteriores israelí, Israel Katz, dijo que su gobierno presentará "todas las pruebas que destaquen los vínculos de la UNRWA con el terrorismo y sus efectos nocivos para la estabilidad regional".

Sin embargo, España anunció una ayuda de emergencia de 3,5 millones de euros (3,76 millones de dólares) "para el mantenimiento de sus actividades en el corto plazo", dijo el ministro español de Exteriores, José Manuel Albares.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, anunció el lunes la creación de un panel independiente para evaluar si la organización "está haciendo todo lo posible para asegurar la neutralidad", dijo un comunicado de Naciones Unidas.

Por su parte, el rey de Jordania, Abdalá II, instó a los donantes a mantener el apoyo a la agencia "para permitirle proporcionar su ayuda humanitaria vital".