Economía 23 de septiembre 2021 - 18:44hs

El precio de no escuchar: Economía decreció 20% en 2020

La moratoria bancaria termina el 30 de septiembre. Hay mucha expectativa en torno a mejorar la economía del país

Carlos Araúz
Por Carlos Araúz

La economía panameña decreció 20% en 2020. Es un número realmente impactante porque se mezcla con $11 mil millones de dólares en deuda y un hueco fiscal por que anda por 10%.

Números van, números vienen. La crítica constante de ausencia de un plan firme y claro de cómo salir del hoyo negro en el que estamos ya no resuena como antes porque el tiempo lo cura todo, imagino. En medio del efecto pandemia donde todo es más caro como resultado de una crisis en la logística mundial que ha llevado a fletes a costar 5 y 6 veces más de lo que costaban en 2019, hemos dado inicio a acercamientos, diálogos e iniciativas que descansan en algo que estamos adoleciendo desde hace ya varios años: confianza y credibilidad.

CONEXION FINANCIERA.mp4

El precio de no escuchar: Economía decreció 20% en 2020

El diálogo para salvar el programa de invalidez, vejez y muerte de la Caja de Seguro Social (CSS) debe rendir propuestas concretas hacia finales del mes de septiembre o principios de octubre. Para noviembre debemos tener más claridad sobre el contenido del Pacto del Bicentenario “Cerrando Brechas” y para finales de año una nueva convención colectiva que lleve al establecimiento del salario mínimo debe estar aterrizando sus recomendaciones y negociaciones finales.

La moratoria bancaria termina el 30 de septiembre y para octubre se espera una reactivación final de los contratos suspendidos. Es mucho andando al mismo tiempo con un elemento en común que despierta algo de suspicacia: tendremos conciencia sobre lo que nos cuesta no escuchar? Cual es el precio de actuar irracionalmente? Eso es precisamente lo que persiguen definir aquellos que nos cautiva la economía conductal o “behavioral economics” en inglés. Cuando analizamos comportamientos que afectan nuestras decisiones económicas desde la perspectiva del campo de la psicología, o de otras ciencias sociales empezamos a explorar un sin número de alternativas que quizás nos parecían irracionales o equivocadas.

Los actores involucrados en estas mesas de diálogos, de convenciones colectivas, de acercamientos para lograr mejores días y soluciones deben poner en una balanza el poder de escuchar sin querer convencer. Deben aspirar a dejar el ego en la puerta del salón dónde vayan a entrar a negociar, a conversar o a intercambiar impresiones porque las decisiones que se tomen hoy afectarán a miles en años por venir.

Es tan fácil perder la confianza. Recuperarla es muchas veces un esfuerzo destinado al fracaso. Empleadores y trabajadores. Diputados y sociedad civil. Clientes y Banqueros. Gobiernos y ciudadanos. El precio de no escuchar tiene un impacto millonario en esos rubros que nos quitan el sueño como las aulas de clase sin agua o los niños que mueren por malnutrición. Estemos pendientes y no vacilemos en hablar, en expresar nuestras posiciones y recomendaciones desde la humildad que se necesita para escuchar bien, con amor y con intención.

CENTRO BANCARIO.png
Economía decreció un 20% en el año 2020

Economía decreció un 20% en el año 2020

En esta nota: