Economía Economía - 

Panamá: Inquietan ideas de cambiar el modelo económico

El modelo económico de Panamá no es nada más que la representación en la que los seres humanos actúan en el ámbito económico.

Carlos Araúz
Por Carlos Araúz

En los últimos meses, el modelo económico de Panamá ha salido a la palestra debido a solicitudes de voceros sentados en la mesa única de Penonomé, sin embargo, se debe tener en cuenta que el modelo de economía planificada, socialista, o comunista en su forma más pura, con intervención del Estado y controles por doquier simplemente está destinado al fracaso. El economista, Carlos Araúz, explicó en Conexión Financiera que no existe en el mundo ningún centro de planificación capaz de manejar el valor que los millones de personas dan a la inmensa cantidad de bienes disponibles.

VTR CONEXIÓN FINANCIERA.mp4

El modelo económico no es nada más que la representación en la que los seres humanos actúan en el ámbito económico. Por ello hay que escuchar con mucha atención los discursos, los argumentos, las ideas de cambiar el modelo económico de Panamá.

PANAMÁ CIUDAD.jpg
El modelo económico de Panamá.

El modelo económico de Panamá.

Por ejemplo, el sistema de precios es el reflejo de cómo la sociedad se organiza para determinar a la producción a qué bienes se les destinará mayor esfuerzo.

Pero en una economía planificada, el sistema de precios ha sido sustituido por el cálculo económico que hace el organismo de planificación, bajo el argumento de que el mercado es imperfecto, indicó Carlos Araúz.

Y es que está acción invita a hacer altos y a buscar los motores que generen bienestar sin distorsiones, sin preferencias, sin más subsidios, sin monopolios que sólo sirven para endeudar más a un país ya terriblemente desigual.

Inestabilidad social

Durante la pandemia se desató una onda inflacionaria mundial aunada a la invasión rusa de Ucrania, creando un caldillo de inestabilidad social.

Esto se vio reflejado en un sentir de desencanto en las calles de Latinoamérica y Panamá no fue la excepción.

Es por ello, que la desesperanza por modelos de liderazgos obsoletos desencadenó una lucha que nace de la desesperación por el agua que no llega a miles de hogares, por la comida que es impagable y por el despilfarro sin justificación de algunos administradores de la cosa pública.

Pero, se lleva más de 200 años de probar modelos, de experimentar con ideas que a veces incluso atentaban contra el individuo y su libertad.

Según Araúz, lamentablemente estas ideas de libre mercado también han ignorado el desprendimiento o la solidaridad humana para considerar el verdadero alcance del estado de bienestar y por ello no es el modelo económico per sé el que hay que revisar.

No obstante, para quienes ven otras alternativas en el socialismo u otros modelos económicos que descansan en la planificación o el control del estado deben tener en cuenta que para que exista bienestar debe haber sometimiento a leyes, garantía de propiedad, respeto a contratos y la libre elección de parte de individuos.

Nota: Panamá y la evolución del populismo