ECONOMÍA Economía -  11 de mayo 2022 - 11:48hs

Facturación Electrónica, un sistema que crece en Panamá

La DGI Panamá en su portal web, informa que ya se han superado los 53 millones de documentos con facturación electrónica autorizados.

Redacción ECO
Por Redacción ECO

Panamá a través de la Dirección General De Ingresos (DGI), el ente impositivo del país, tomó la determinación de adoptar la Facturación Electrónica, por los casos de éxito rotundo en la región, las autoridades no dudaron y llevaron esta herramienta a su territorio, donde esperaban lograr revolucionar un sistema tributario que no estaba aprovechando el potencial y los recursos que ofrece la digitalización.

En un primer momento, se llevó adelante un Plan Piloto, en el que un grupo de empresas sirvió de muestra para que se pudiera observar cómo funciona esta modalidad en Panamá. Luego de notar las ventajas que obtenían quienes utilizaban la Facturación Electrónica, se decidió continuar con este proyecto y pasar a un período de adhesión voluntaria, en el que todos los contribuyentes que lo desearan podrían sumarse al sistema.

Pero esto no fue todo, tomando el ejemplo de los países vecinos, el siguiente paso lógico fue la obligatoriedad.

En este punto estamos ahora y la misma se irá dando por etapas, contando actualmente con dos grupos definidos. El primero es el que incluye, desde el 1 de enero del 2022, a todos aquellos nuevos inscritos al Registro Único de Contribuyente (RUC) cuya facturación anual sea igual o mayor a un millón de balboas. Por otra parte, el segundo grupo contempla a todos los proveedores del Estado, que deben utilizar la Facturación Electrónica como único método de emisión a partir del 30 de julio del 2022. Si bien aún falta definir un cronograma de obligatoriedad, esto ha sido la confirmación de que el camino es claro y que esta modalidad de emisión de comprobantes tiene un destino masivo en el país.

Facturación Electrónica, un sistema que crece en Panamá.png

De todas maneras, tal como mencionamos anteriormente, es tan bueno el momento de esta herramienta en Panamá, que se da por descontado que pronto se irán conociendo los demás contribuyentes obligados a adoptarla. Por ejemplo, para graficar con cifras su crecimiento en el país, podemos mencionar que, según menciona la DGI en su portal web, ya se han superado los 53 millones de documentos electrónicos autorizados. Esto habla a las claras de un funcionamiento aceitado y de un sistema robusto, que crece constantemente.

Al respecto, Rafael Montero, CEO de GuruSoft, empresa en este tipo de sistemas en América Latina y que ha sido noticia recientemente porque ha recibido el estatus de Proveedor de Autorización Calificado (PAC) de servicios de Facturación Electrónica en Panamá, un reconocimiento por parte de las autoridades a la idoneidad de la compañía y el servicio que brinda.

Consultado por la actualidad que vive esta modalidad de emisión en nuestra nación, el especialista no dudó: “La Facturación Electrónica atraviesa momentos auspiciosos en Panamá. Las autoridades han dado todos los pasos correctos en la implementación de este sistema y eso ha provocado un desarrollo notable del mismo, con resultados visibles y clientes que no experimentan otra cosa que satisfacción y alegría por el salto tecnológico que dieron”.

Sobre el panorama que se viene y el aumento de las exigencias para los proveedores de este servicio, el especialista fue claro: “No tenemos ninguna duda de que esto es apenas el comienzo. Los próximos grupos obligados que se sumen al sistema irán haciendo que el mismo crezca aceleradamente, pero todo esto ya se tiene en mente y hay una preparación que nos permitirá a todos los involucrados hacerles frente a mayores caudales de información, de manera tal de cubrir todas las transacciones necesarias. No habrá nada más que beneficios”.

Si bien se está yendo hacia la masificación obligatoria del sistema y todos deberán sumarse al mismo, Montero es claro respecto a que esta digitalización es la mejor opción y que los negocios no sólo no se verán afectados, sino que estarán favorecidos: “Los contribuyentes no deben temer, sino que, al contrario, este es un momento en el que se potenciarán sus negocios.

Más allá de la obligatoriedad, la gente tiene que entender que adoptar este sistema le generará ahorros sustanciosos, que se calcula en alrededor del 80% de los costos de facturación. Si tomamos en cuenta este aspecto y le sumamos todas las demás ventajas, que suman seguridad, comodidad, sencillez y agilidad, no debería haber dudas en torno a la migración a este método. La tecnología nos brinda herramientas y hay que aprovecharlas, no quedarnos en el tiempo en un mercado tan competitivo que no perdona errores de criterio”.

La evolución de la facturación

Cuando hablamos de las ventajas que ofrece la Facturación Electrónica, tenemos que tener en cuenta que son muchas, tanto para emisores como para receptores, podemos mencionar, a grandes rasgos, las principales:

• Ahorro de costos asociados.

• Ahorro de tiempo.

• Ahorro de espacio de almacenamiento.

• Ya no se necesitan papeles, impresoras o tintas.

• Simplificación de proceso.

• Seguridad y respaldo.

• Disponibilidad las 24 horas, en cualquier lugar y momento, para emitir y acceder a los documentos emitidos.