Economía Economía - 

Desempleo: ¿Cuáles son las perspectivas para Panamá?

El desempleo formal de casi 10% despierta alarmas preocupantes, así como un 57% de informalidad en Panamá.

Carlos Araúz
Por Carlos Araúz

El desempleo y el peligro de la informalidad...

Hace 75 años, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) adoptó lo que hoy se reconoce como el documento de referencia básica en la tan compleja batalla para que los derechos humanos sean reconocidos como lo que son: derechos. El derecho a una vida digna y por ende a por lo menos cumplir con las exigencias socioeconómicas más elementales está imborrablemente amarrado a este documento.

Según el economista, Carlos Araúz, es evidente que los modelos económicos más exitosos han fallado en resolver situaciones básicas que ahogan a las personas como el acceso a agua o el manejo de desechos físicos.

De acuerdo con el analista, las agendas económicas de los últimos 50 años se aliaron con políticas públicas enfocadas en crecimiento económico a cómo diera lugar y en ese esfuerzo se crearon las riquezas más grandes en la historia de la humanidad.

Para Araúz, la creación de riqueza para pocos fue un norte que ayudó a rebajar considerablemente la pobreza para muchos, pero que en el camino alimentó una desigualdad rampante que originó a su vez inestabilidad económica, desorden con manifestaciones callejeras recurrentes y hasta promovió modelos autoritarios poco democráticos tanto de izquierda como de derecha.

"Nos deshumanizamos al obsesionarnos con indicadores que reflejaban una realidad distante al bienestar común", manifestó el experto. "Nos deshumanizamos al obsesionarnos con indicadores que reflejaban una realidad distante al bienestar común", manifestó el experto.

titulo newsletter-01.jpg

Aquí el análisis completo:

Lo que nos deja 2022

Después del decrecimiento más áspero de la región en el año 2020 (reducción de casi 20% del producto interno bruto) producto de las políticas sanitarias implementadas por la administración del presidente Laurentino Cortizo y del repunte histórico producto del efecto rebote de 2021 (15.3% de crecimiento ), el año 2022 parece apuntar a un dinamismo más razonable de poco menos de 6%. Este crecimiento económico coloca a Panamá en números macroeconómicos muy parecidos al cierre de 2019, el año pre pandemia.

La pregunta que se impone sería: ¿somos ya entonces el mismo país que en 2019? Nada más lejos de la verdad. Panamá enfrentó en julio de 2022 su momento de zozobra callejera parecido a lo vivido por los hermanos países de centro y sur América producto del alto costo de la vida sumado a escándalos de corrupción que no parecen detener su cabalgata indolente.

El desempleo formal de casi 10% despierta alarmas preocupantes, así como un 57% de informalidad, mientras seguimos en listas grises que se mezclan con un modelo de liderazgo político y empresarial cuestionable que impide retomar el ritmo necesario de inversión extranjera directa que el país necesita.

Gráficas - Conexión Financiera-PIB vs DEUDA-02.jpg
Desempleo: ¿Cuáles son las perspectivas para Panamá?

Desempleo: ¿Cuáles son las perspectivas para Panamá?

El año termina con un llamado de atención importante emitido por la calificadora de riesgo Moodys cuando concluye que las finanzas públicas deben manejarse con más cautela enfocando esfuerzos en la modernización del estado que permita mayor recaudación fiscal y un apego disciplinado al mejor uso posible de fondos sin abusar del apalancamiento para cumplir con subsidios.

Entrando en un año preelectoral, pocos ajustes en materia de contención de gastos son predecibles. El año 2022 cierra con el programa de invalidez, vejez y muerte de la Caja de Seguro Social encaminado a consumir las reservas para el pago de pensiones y jubilaciones lo que seguramente llevará a más deuda porque el Estado no puede permitir la debacle de dicho importante eslabón de la cadena de seguridad social.

Encrucijada estructural

El mundo aspira a crecer un 2.5% en el año 2023. Ese número hay que tomarlo como positivo pero la volatilidad estará con nosotros para quedarse considerando que se anticipa un ambiente inflacionario a lo largo del año pero que empieza a reflejar ya ajustes a la baja como resultado de las agresivas medidas en aumentos de tasas de interés implementadas por los bancos centrales del mundo. Las tasas de interés al alza se ven reflejadas en préstamos en el sector consumo por lo que enfrentamos la necesidad del crédito pero sin duda alguna el mismo será mucho más costoso en 2023 que en recientes años.

PANAMÁ CIUDAD BONOS MEF.jpg

La encrucijada estructural se complica con las deficiencias importantes que como país estamos reportando en competitividad incluso quedando rezagados contra países vecinos como Costa Rica que lleva ventaja en transparencia, rendición de cuentas, administración de justicia y en la preparación tanto técnica como en habilidades blandas de sus jóvenes. En este sentido, el sector juvenil que aspira a trabajar en Panamá reporta el más alto nivel de desempleo de cualquier grupo medible, un tema realmente preocupante que atenta tanto contra la productividad del país pero también contra la esperanza de superación de miles de personas.

La revolución tecnológica nos obliga a afrontar desafíos en el marco del replanteamiento del concepto de globalización y otros más recientes como “near shoring” que son verdaderas, tangibles oportunidades para crecimiento sostenible.

En el medio de lo que creemos que podemos controlar están dos riesgos latentes que podrían definir el país que queremos: por un lado entender el impacto que el cambio climático puede tener en temas tan sensibles como el funcionamiento del Canal de Panamá o la explotación minera y por otro lado el progreso social que nos esquiva desnudando el doloroso desgarramiento del tejido social que supuestamente gozamos.

Gráficas - Conexión Financiera-PIB vs DEUDA-01.jpg

Los mandamientos de 2023

El año debería marcar un antes y un después en la devoción por crear empleo formal y debería convertirse en la obsesión que no ha ocurrido en los últimos 18 meses. En ese marco necesario de promoción de trabajo digno y bien remunerado está la latente crisis de la Caja de Seguro Social y lo que puede representar para el sistema bancario, financiero y para la estabilidad de miles de hogares.

En lo comercial, industrial y corporativo veremos ajustes importantes en gastos e inversiones en infraestructura o capacidad instalada con modificaciones a la baja y con mucha cautela con respecto al apalancamiento financiero. La resiliencia irá de la mano con la calidad de capital humano y la transformación digital para separar a los ganadores de los perdedores en el firmamento operativo de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Finalmente, habrá que estar muy pendientes al ruido político con consecuencias tanto programáticas como económicas ya que 2023 estará repleto de eventos políticos, primarias partidistas, y hasta jurídicos de muy alto perfil que pudiesen sentar el tono para lo que serán las elecciones de 2024 y por ende como sería el espectáculo que se viene y que podría afectar entre otras cosas hasta el grado de inversión del país.

De cara a lo que viene

Los miedos sobre una recesión mundial siguen latentes pero quizás no son tan aparatosos como se anticiparon porque la inflación parece estar cediendo su intensidad. Los cierres estrictos en China por el manejo de la pandemia de la covid 19 siguen despertando temores sobre la potencia en la oferta de todo tipo de materiales sensibles para el crecimiento económico.

El conflicto bélico en Ucrania envía mensajes cotidianos de violencia y de inestabilidad en Europa anticipando crisis en distribución de energía y ni hablar de los miedos por desórdenes migratorios que atentan contra la frágil estabilidad sociopolítica. El costo de la vida en Panamá no bajará en 2023 y el crecimiento de 4% se queda por debajo del potencial que tiene la economía.

shutterstock_2174395017 (1).jpg

La ley de responsabilidad fiscal debe funcionar como una camisa de fuerza para contener cualquier inclinación por gastar irresponsablemente. A pesar del ambiente inflacionario, de los temores por la administración de justicia, la debilidad de las instituciones o el manejo de sonados escándalos de corrupción que nos restan como destino seguro de inversión extranjera.

FIFA recibirá más de 4 mil millones de dólares en ingresos por mundial de Qatar

Panamá sigue siendo interesante ante los ojos de las calificadoras de riesgo y de multilaterales, como el Banco Interamericano de Desarrollo o el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). Queda claro que después de mucho vaivén analítico, estará en cada uno de nosotros aportar hacia una economía menos mercantilista y adentrarnos en la humanidad de la economía.