Actualidad - 

¡Y los saluditos de hoy para los panameños que nos están haciendo quedar mal en Rusia abusando de la hospitalidad y burlándose de su idioma!

Redacción ECO
Por Redacción ECO

GRITO DESESPERADO. La nota política de ayer fue el nuevo truco de Martinelli, que era de esperarse ante su desesperación: su renuncia al Parlacen dizque por violaciones a sus derechos humanos y garantías procesales. Vuelve y traba con eso. Claro, como ya se dio cuenta que tiene a la Corte adversa y las decisiones del pleno son inapelables, y después del fallo unánime se puede hasta adivinar cuál será el fallo en un juicio, prefiere bajar a la justicia ordinaria, donde hay tres instancias: juez de circuito, segundo tribunal y el recurso de casación. Y más allá de si su renuncia sería inmediata por ser expresidente y no electo en urnas, o si tendría que esperar unos días, más importante es que él apuesta al sistema inquisitivo y hasta pidió el juzgado que quiere, imagínense, dizque porque ahí se radicó su caso antes de que se compulsaran las copias a la Corte. Ahí tendría muchos pero muchos más recursos dilatorios que en el sistema penal acusatorio. Pero en realidad le tocaría a su caso pasar al sistema penal acusatorio por tres razones: primero por economía procesal: el caso está en la fase intermedia. No pueden volver a la fase inicial en el sistema inquisitivo porque el niño quiere. Dos, porque la Corte falló que los casos nuevos se abren en Sistema Penal Acusatorio. Y tres,Porque la ley dice que el Sistema Penal Acusatorio es más favorable al reo. Así que por más que quiera… así que si actúan en derecho, su caso debería pasar al sistema penal acusatorio, lo cual no es tan malo porque sería rápido y seguiría detenido. Pero, eso sí, demostró otra vez que el caso es tan fuerte y las pruebas tan sólidas que no se atreve a enfrentarlo y usó la cueva de ladrones como SU cueva a conveniencia, burlándose de Panamá como siempre lo ha hecho. Y eso no se lo quita nadie.

OJO, PUES. Lo otro es que Martinelli termina su carta de renuncia diciendo “los quiero a todos”. ¿Este tipo se cree Mandela o qué? Bueno, sí… y guarden la carta, no sea que hoy se salga diciendo que él nunca renunció al Parlacen.

HOLA BENAVIDES. Otra cosa. Lo de Martinelli no solo es lo mismo que hizo Martín Torrijos cuando el caso Cemis. También me recuerda a lo que hizo Víctor Benavides en junio de 2015. ¿Sí se acuerdan de él? ¿El magistrado de la Corte que renunció en medio de una investigación por la presunta comisión de los delitos contra la administración pública y contra la libertad e integridad sexual esperando que su caso pasara a la justicia ordinaria y que de paso lo olvidáramos y no le diéramos cobertura mediática? Bueno, yo lo recuerdo siempre, magistrado. Y se lo recuerdo a quienes me leen y me ven cada vez que puedo. Y de hoy en adelante más.

SE ABRE UNA PUERTA… Y siguiendo con el reo desesperando, él vino por el tratado de exclusividad, o sea que puede ser juzgado por el caso por el que fue solicitado en extradición y, si quiere ser juzgado por otro, Panamá tiene que pedir permiso a Estados Unidos. Bueno. En el momento que la Corte se inhiba del caso, esos casos pasan al Ministerio Público, y queda en Kenia Porcell y en los fiscales la potestad de solicitar el aval de los otros permisos. De todos los casos que tienen sobreseimiento y los abiertos, en los cuales la Corte se ha sentado. Buena oportunidad la que se abre para enjuiciarlo por otros casos…

ALMAS NOBLES. Y antes de pasar a otro tema, dos cosas. Uno, Camacho diciendo que Martinelli tiene que bañarse con totuma en El Renacer… bueno, ¿él no que estaba en los zapatos del pueblo? Además, buena lección para todos los presidentes. Arreglen las cárceles, nunca saben cuándo quedarán en ellas. Y dos, el habeas corpus que rechazó la Corte y que los defensores de Martinelli, y sus allegados, siguen insistiendo que no presentaron ellos. Jaime Marchosky, el buen samaritano que presentó el habeas corpus, es allegado de Alejandro Pérez y también de Cristóbal Arboleda, con quien va todos los viernes en la tarde a Ángel. Panamá es muy chico…

SPEEDY GONZÁLEZ. Y cambiando de tema, ayer circuló una foto de un niño que estaba siendo atendido en una silla de plástico en un hospital, con la aseveración de que era en la policlínica Pablo J. Espinosa, en Bugaba. Aunque el Seguro Social salió aclarando de una vez, a los minutos, que eso no era ahí, vale la publicación de la foto para decir varias cosas. Uno, que situaciones como esas, y peores, se dan en nuestros hospitales públicos. Dos, que me llamó la atención como en redes el comentario más frecuente fue para los diputados, reclamándoles lo injusto que es que ellos tengan millones para sus planillas mientras estas cosas suceden, lo que realmente deja clara la frustración ciudadana ante la nula transparencia y rendición de cuentas de nuestros políticos. Y tres, esa rapidez de respuesta del Seguro… así mismo de rápido deberían responder para todo. Si no es por las redes, se quedan mudos. Por cierto, ¿qué fue de los 300 millones del supuesto desfalco? Mucha bulla y muchos peces gordos involucrados y de la nada, silencio sepulcral. Algo huele mal…

COMPLICIDAD. La directiva de Cambio Democrático sacó ayer un comunicado respaldando la reelección de Yanibel Ábrego. Obvio que no mencionan una sola palabra de exigirle, ni siquiera sugerirle, a sus diputados publicar sus planillas. Es que ahí no solo hay aprobación sino solidaridad y componenda. Y ahí están los valores de todos esos directivos y diputados. Empezando por Rómulo Roux, que se llena la boca prometiendo valores y un cambio. Una vergüenza. Y que los otros partidos ni se jacten, porque ninguno le ha pedido a sus diputados publicar sus planillas. Vergüenza dan todos.

SALUDITOS. Y los saluditos de hoy, que por cierto podría mandárselos todos los días, le van al invisiblemente descarado fiscal electoral. Es absurdo cómo un funcionario puede hacerse tan de la vista gorda y seguir cobrando como si trabajara ejemplarmente. Tan absurdo como insultante para quienes le pagamos su salario a punta del nuestro.

Otro saludito a Manuel Cohen, el diputado que, contó el propio Rafael Guardia, gestionó los contratos y las partidas para los proyectos de carretera en Chitré.

A Omar Pinzón, que ahora renació como director de Logística de la JMJ, diciendo que ese evento es responsabilidad de todos los panameños. No, señor, este es un estado laico y eso es responsabilidad de los que decidieron organizarlo. Si sale bien se van a querer tirar las flores ustedes, ¿no? Entonces asuman la responsabilidad desde ahora.

Y por último pero no menos repudiable, a los panameños que nos están haciendo quedar mal en Rusia abusando de la hospitalidad y burlándose de su idioma y cultura con chabacanas payasadas.

Ah. Y a Maradona, KarmaDona. Por la boca muere el pez…

En esta nota: