Actualidad - 

Modernizar el Estado y dinamizar demanda: los retos de Panamá

Rascacielos de vidrio situados frente a una plácida bahía bordeada por una moderna vía rápida que, además, incluye una calzada muy concurrida: así se ve parte del sur de la Ciudad de Panamá, donde más se nota el vertiginoso cambio vivido en la última década por la capital del país más pujante del continente.

Los sectores de la construcción, servicios y el turismo han sido los principales motores de ese empuje, evidenciado en un crecimiento promedio de 8,1 % del producto interno bruto (PIB) en los últimos 10 años, tendencia que, según todos los pronósticos, se mantendrá aunque a una menor velocidad.

" Hemos roto el paradigma de que los ciclos de crecimiento económico duran 5, 7, 8 años. Nosotros ya llevamos más de 12 años creciendo, y no se percibe que vayamos a entrar en negativo", afirma en una entrevista con Efe el joven empresario Carlos Fernández, presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Panamá (CCIAP).

La economía dolarizada, la posición geográfica, las ventajas logísticas derivadas de la conectividad aérea, de los puertos internacionales y del Canal de Panamá, que en pocos meses inaugurará una ampliación que permitirá el paso del triple de carga, además del turismo, justifican el comportamiento económico del país, de 75.500 kilómetros cuadrados y 3,8 millones de habitantes.

Panamá está en la cima de la montaña con la cara al sol mientras muchos de sus vecinos americanos atraviesan un crudo invierno, recalca el empresario, aunque alerta de que el crecimiento trae responsabilidades y en este caso una de ellas, acuciante por demás, es la modernización del Estado para mantener la competitividad.

Atajar la burocracia, profesionalizar al funcionario público y darle un salario atractivo, además de reformas puntuales a la Constitución "que permitan tener instituciones más sólidas", son las acciones que enumera Fernández para encaminar la modernización del Estado.

Esa tarea requiere tiempo y voluntad política, y la política en Panamá "está muy inmadura, está estable, pero es muy inmadura", opina Fernández, un empresario vinculado a los sectores de la construcción, banca, seguros y reaseguros.

Otro gran problema a resolver en Panamá tiene que ver con dinamizar la demanda de los servicios para enfrentar los desequilibrios causados por la "sobreinversión" que hubo en años recientes en los sectores de la construcción y de las ventas minoristas.

"En hoteles pasamos de tener 8.000 habitaciones en la Ciudad de Panamá a 22.000, en menos de 8 años (...) pero la demanda no se triplicó. Centros comerciales, de igual manera: hubo una proliferación de espacio comercial", señaló el líder gremial.

La situación se repite en el sector de restaurantes, donde la oferta se amplió exponencialmente debido, entre otras causas, a la llegada de muchos extranjeros con experiencia en el área.

Fernández aclara que año tras año el consumo minorista en Panamá ha venido aumentando, pero no con la misma rapidez que la oferta, lo que ha traído como consecuencia que "a todo el mundo le bajó sus ventas".

A su juicio la gran respuesta de Panamá al reto de dinamizar la demanda es el turismo, aprovechando el Centro de Convenciones internacional que está en la capital, Atlapa, el 'hub' aéreo del aeropuerto de Tocumen, que está aparejado con la privilegiada ubicación geográfica del país.

"El tema de turismo requiere de una promoción de Marca País y esa es una inversión estatal", aclara el empresario, aunque destaca que "el gobierno y sector privado trabajan muy de cerca".

En ese contexto, Fernández plantea como otro reto que Panamá sepa "sobrellevar los problemas que tienen sus mercados tradicionales en Latinoamérica".

Devaluaciones y la crisis económica por la caída de los precios internacionales de las materias primas afecta a varios países latinoamericanos y eso ha tenido un impacto, por ejemplo, en el sector de turismo panameño y en la Zona Libre de Colón, la mayor del hemisferio.

"Suramérica está viviendo problemas difíciles económicos y estructurales, pero te puedo decir que Panamá está superbien, muy sólida, con perspectivas positivas para crecimiento desde el punto de vista económico", sostiene Fernández.