Actualidad -  4 de marzo 2016 - 21:47hs

Condenan a diputado brasileño que dijo que colega no merecía ser violada por fea



Un tribunal civil de Brasilia condenó hoy al diputado derechista brasileño Jair Bolsonaro a pagar una indemnización de 10.000 reales (unos 2.630 dólares) por daños morales a una colega en la Cámara baja de la que dijo que no merecía ser violada, informaron fuentes judiciales.



La sentencia, de primera instancia, fue dictada por la décima octava sala civil del Tribunal de Justicia de Brasilia en favor de la diputada María do Rosario Nunes, exministra de Derechos Humanos de la Presidencia brasileña.



De acuerdo con la jueza Tatiana Dias da Silva, relatora del caso, la demandante "tuvo su honra flagrantemente atacada y fue seriamente afectada en sus derechos de personalidad".



En un discurso que pronunció en diciembre pasado ante el pleno de la Cámara de Diputados, Bolsonaro, un polémico parlamentario y militar retirado con una larga historia de declaraciones machistas y homofóbicas, aseguró que no violaba a su colega porque ella "no lo merece".



La declaración fue hecha luego de que Nunes, del izquierdista y gobernante Partido de los Trabajadores (PT), se refiriera también en el plenario a las violaciones a los derechos humanos ocurridas durante la dictadura que imperó en Brasil entre 1964 y 1985.



" Ella no lo merece porque ella es muy mala, muy fea, no califica para mi gusto. Jamás la violaría. No soy violador, pero, si lo fuese, no la violaría porque no lo merece", dijo el parlamentario, dirigente del derechista Partido Progresista (PP), un día después en una entrevista a un diario al ser interrogado sobre la polémica.



Los defensores de Bolsonaro alegaron que el diputado cuenta con inmunidad parlamentaria y que solo puede ser juzgado por el Supremo Tribunal Federal (STF), pero la magistrada respondió que la condena no se refiere a la actividad parlamentaria del acusado sino a sus declaraciones.



El diputado también enfrenta un proceso penal por el mismo caso en el que fue acusado de incitación al crimen ante la máxima corte por la fiscal Ela Wiecko, la segunda en la jerarquía de la Procuraduría General de la República.



En su denuncia, Wiecko alegó que la declaración de Bolsonaro da a entender que un hombre puede violar a una mujer en caso de que " la considere merecedora" de ello.



Pese a sus polémicas posiciones y su abierta defensa de la última dictadura, Bolsonaro fue el diputado que más votos recibió en el estado de Río de Janeiro en las elecciones legislativas de octubre del año pasado.



En 2011, el legislador se libró de un proceso disciplinario en el Congreso tras haber sido acusado de homofobia por distribuir panfletos en los que se discriminaba a los homosexuales.



Igualmente ya fue procesado por racismo por una declaración en la que dijo que no hablaría de "promiscuidad", cuando le preguntaron cómo reaccionaría si un hijo suyo tuviese una novia negra.