NACIONALES

Minseg: Comando Sur de EEUU visita zona fronteriza

La gira incluyó una visita a la base binacional Panamá-Colombia en Alto Limón, y a la base de la quinta brigada del Senafront, señaló Minseg.

Redacción ECO
Por Redacción ECO

El ministro de Seguridad (Minseg) Juan M. Pino, y directores de los estamentos, llegaron hoy a la provincia de Darién con la general Laura Richardson del Comando Sur de Estados Unidos y el encargado de negocios de la Embajada de los Estados Unidos en Panamá, Stewart Tuttle, como parte de la agenda de su visita a Panamá.

Más de 300 unidades del Servicio Nacional de Fronteras, serán desplegadas en las selvas del Darién, con finalidad de fortalecer la seguridad en el cordón fronterizo y contrarrestar cualquier amenaza en las rutas migratorias, informaron hoy las autoridades panameñas.

La gira incluyó una visita a la base binacional Panamá-Colombia en Alto Limón, y a la base de la quinta brigada del Servicio Nacional de Fronteras (SENAFRONT) en Metetí.

El día de ayer, la general Laura Richardson, lideró la delegación estadounidense que participa de la sexta reunión del Diálogo de Seguridad de Alto Nivel (DSAN) entre Panamá y EE.UU. La visita de la general refleja el compromiso continuo del gobierno de Estados Unidos en fortalecer la cooperación en seguridad con el gobierno y pueblo panameño.

REUNIÓN COMANDO SUR CORTIZO.jpeg
El ministro de Seguridad (Minseg) Juan M. Pino, y directores de los estamentos, llegaron hoy a la provincia de Darién con la general Laura Richardson del Comando Sur de Estados Unidos.

El ministro de Seguridad (Minseg) Juan M. Pino, y directores de los estamentos, llegaron hoy a la provincia de Darién con la general Laura Richardson del Comando Sur de Estados Unidos.

En el marco del diálogo de seguridad bilateral, la comandante Richardson, en nombre del gobierno de EE.UU., entregó al presidente de la República de Panamá, Laurentino Cortizo, la aeronave King Air 250, durante una ceremonia que se realizó en el hangar del Servicio Nacional Aeronaval (SENAN). EE.UU. entrega esta aeronave, valorada en más de $12 millones, a Panamá para fortalecer la capacidad de los estamentos de seguridad panameños en la lucha contra el narcotráfico y la pesca ilegal, en misiones de búsqueda y rescate, y su respuesta en caso de desastres naturales.

Los cuatros pilares del diálogo de seguridad bilateral fueron seguridad fronteriza, seguridad ciudadana, seguridad marítima y ciberseguridad.