Internacionales Internacionales - 

Semana laboral de 4 días: una mirada al futuro del trabajo

La Semana laboral de 4 días vuelve a ser tendencia. En un entorno marcado por el final de la pandemia y una nueva crisis económica

Redacción Eco
Por Redacción Eco

Los modelos de trabajo están en constante evolución. Además de la flexibilidad y el teletrabajo se están planteando nuevos desafíos. Uno de los más interesantes es la Semana laboral de 4 días, algo que supone todo un reto de cara al futuro.

Y es que antes de la pandemia, trabajar de manera remota o híbrida era impensable para muchas empresas y trabajadores. Actualmente es una práctica común que se suma a varios intentos de encontrar el justo balance entre la vida personal y laboral. Entre ellos, la propuesta de reducir la semana de trabajo a cuatro días para cuidar la salud mental y evitar el burnout (síndrome del trabajador desgastado o cansado).

A principios de junio, más de 3 mil 300 empleados de 73 empresas en Gran Bretaña comenzaron una prueba de seis meses cuyo objetivo es testear la eficacia y productividad de implementar una semana laboral de solo cuatro días. Con este objetivo en mente, los empleados obtienen un día libre pago por semana durante la duración del estudio, conducido por la organización "4 Days Week Global", investigadores de la Universidad de Cambridge, Oxford y Boston College y la institución Autonomy, así lo reseña el sitio web STATISTA.

Según los resultados preliminares de la investigación, la semana laboral de cuatro días no generaría pérdida de productividad: según un 46% de los líderes de las 41 empresas consultadas, el nivel de productividad se mantuvo estable, y un 34% indicó que este "aumentó ligeramente". Un porcentaje muy alto de los encuestados considera probable o extremadamente probable mantener la política de cuatro días a la semana después del período de prueba.

Experimentos similares se están llevando a cabo en Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Estados Unidos e Irlanda, y ya hay propuestas de replicar el estudio en España en 2023.

Mayor bienestar, mayor productividad

El informe presentado deja muy en claro que, gran parte del éxito del estudio, está basado en que los trabajadores encontraron en el tiempo libre un aliado para mejorar su bienestar a nivel personal.

Factores como el estrés y el agotamiento se ven visiblemente reducidos. Esto hace que las personas tengan una mejor disposición y concentración al trabajo, desencadenando en mejoras notables en cuanto al rendimiento.

Pero los beneficios observados no se reducen a los hallados en el corto plazo. La adición de tiempo libre en la rutina semanal, junto al sentimiento de realización personal que viene con la conciliación laboral, desencadenan en efectos positivos para la salud en el largo plazo.

El núcleo familiar también se vería fortalecido con esta medida. El tiempo libre adicional les permitiría a los padres de familia pasar más tiempo en casa y hacerse cargo ambos de la crianza y el cuidado de los hijos.

Por todo esto y más, el modelo de semana laboral de cuatro días empieza a entrar en la agenda de los países europeos.

INFOGRAFIAS.jpeg
Semana laboral de 4 días.

Semana laboral de 4 días.

Twitter confirma oferta de Musk

No todas lo logran

Eso sí, no todas las organizaciones que llevan a cabo estas iniciativas consiguen aplicarlas. Las más antiguas encontraron "más complicado" el cambio. De esas, uno de cada cinco jefes abandona durante la etapa de planificación previa.

Joe O'Connor, director ejecutivo de "4 Week Global" y uno de los diseñadores de la iniciativa, lo explicaba así en un artículo de Bloomberg:

"Estamos viendo que para muchos es una transición bastante fluida y para algunos hay algunos obstáculos comprensibles, especialmente entre aquellos que tienen prácticas, sistemas o culturas fijos o inflexibles que se remontan hasta bien entrado el siglo pasado", afirmó. "Estamos viendo que para muchos es una transición bastante fluida y para algunos hay algunos obstáculos comprensibles, especialmente entre aquellos que tienen prácticas, sistemas o culturas fijos o inflexibles que se remontan hasta bien entrado el siglo pasado", afirmó.

O'Connor señaló que ese tipo de empresas son a menudo muy pequeñas y en campos que requieren una cobertura de turnos de cinco o siete días, lo que requiere una programación precisa entre una pequeña cantidad de personal. Muchas tienen que hacer malabares durante las horas punta y algunas abandonan cuando se ven afectadas por cambios inesperados, sobre todo financieros.