Internacionales Internacionales - 

Primera dama de Perú declara caso de tráfico de influencias

La esposa del presidente de Perú, Lilia Paredes, declaró a un fiscal que investiga una causa por supuesto tráfico de influencias que involucra a su hermana.

AFP
Por AFP

La esposa del presidente de Perú, Lilia Paredes, declaró a un fiscal que investiga una causa por supuesto tráfico de influencias que involucra a su hermana.

Pedro y Liliana Paredes 1.jpg
La esposa del presidente de Perú, Lilia Paredes, declaró a un fiscal que investiga una causa por supuesto tráfico de influencias que involucra a su hermana.

La esposa del presidente de Perú, Lilia Paredes, declaró a un fiscal que investiga una causa por supuesto tráfico de influencias que involucra a su hermana.

Este interrogatorio de la primera dama con el fiscal duró 3 horas y, según el abogado de la primera dama, Benji Espinoza, ella ha contestado todas las preguntas que el Ministerio Público le ha podido haber preguntado con respecto a este caso, al igual que fueron más de 30 preguntas las que fueron hechas durante ese tiempo.

La fiscalía citó a la primera dama luego de que un programa dominical de la televisión peruana afirmara que su hermana, Yenifer Paredes, de la mano con un empresario de la construcción llamado Jhony Espino, ofrecían obras de saneamiento en un pueblo de Cajamarca, la región donde son originarios el mandatario y su familia.

En el programa de televisión previamente mencionado, se exhibió un video grabado en septiembre de 2021, en el que se ve a Yenifer Paredes y a Espino en una reunión con los pobladores de Cajamarca en donde hablan sobre las obras de saneamiento que harán.

Tanto Yenifer como Jhony están citados a declarar este lunes 11 de julio ante el fiscal.

Según el portal de transparencia del Estado, Jhony Espino ha visitado el palacio de gobierno 5 veces durante la gestión de Pedro Castillo, presidente de Perú.

El 13 de mayo, la primera dama también apareció ante la fiscalía por otro caso de supuesta corrupción que daña la imagen al mandatario, pero en esa ocasión decidió guardar silencio.

Pedro Castillo, al igual que su esposa, durante cuatro horas declaró el 17 de junio ante un fiscal, que lo investiga por presunto tráfico de influencias, organización criminal y colusión agravada, la causa de esto afecta a dos de los sobrinos del mandatario y a dos exfuncionarios de confianza.