INTERNACIONALES Internacionales -  12 de abril 2022 - 05:43hs

Fuerzas rusas tienen en mira regiones de Mariúpol y Donbás

Las informaciones indican que las fuerzas rusas podrían haber utilizado agentes químicos en un ataque contra la población de Mariúpol.

AFP
Por AFP

Las fuerzas rusas mantenían este martes la presión sobre la estratégica ciudad portuaria de Mariúpol, que las tropas ucranianas intentan desesperadamente defender, así como en el este de Ucrania, donde Kiev espera en breve una gran ofensiva. Pero la situación de Mariúpol, asediada desde hace 40 días por el ejército ruso y en gran parte destruida, era objeto de informaciones contradictorias.

"Hoy podría ser la última batalla (...) porque nuestras municiones se acaban", escribió el lunes en Facebook la 36 brigada de la marina ucraniana, que combate en esta ciudad en el sureste de Ucrania.

"Durante más de un mes hemos combatido sin reabastecimiento de municiones, sin alimento, sin agua", haciendo "lo posible y lo imposible", agregó la unidad que aseguró que la mitad de sus miembros están heridos.

Sin embargo, el vicealcalde de la ciudad, Serguéi Orlov, declaró a la BBC que "los combates por Mariúpol continúan".

"Los rusos han ocupado temporalmente una parte de la ciudad. Los soldados ucranianos continúan defendiendo el centro y sur de la ciudad, así como las zonas industriales", agregó.

Según el asesor presidencial de Ucrania Mijailo Podoliak, "decenas de miles" de personas han muerto allí y "90% de las casas" fueron destruidas, según escribió en Twitter. Agregó que "los soldados ucranianos están rodeados y bloqueados".

Con el prolongado asedio sobre Mariúpol, las fuerzas rusas buscan consolidar sus conquistas territoriales sobre la costa del mar Azov para conectar las regiones de Donbás y Crimea, anexada por Moscú en 2014.

El jefe de los separatistas prorrusos de la región de Donetsk, Denis Puchiline, afirmó el lunes que sus fuerzas habían conquistado totalmente la zona portuaria de Mariúpol.

- Sin confirmación -

Por su parte, Reino Unido anunció que intenta verificar informes de un posible uso de armas químicas por las fuerzas rusas en Mariúpol, luego de que el ucraniano Batallón Azov afirmara que un dron ruso había lanzado una "sustancia tóxica" sobre soldados y civiles.

"Las informaciones indican que las fuerzas rusas podrían haber utilizado agentes químicos en un ataque contra la población de Mariúpol. Nosotros trabajamos urgentemente con nuestros socios para verificarlo", expresó el lunes por Twitter la ministra británica de Relaciones Exteriores, Liz Truss.

El uso de este tipo de armas "constituye una escalada brutal en el conflicto y exigiremos que rindan cuentas el presidente (ruso, Vladimir) Putin y su régimen", agregó.

Petro Andriushchenko, asesor del alcalde de Mariúpol, señaló en Telegram que "las informaciones sobre el ataque químico no han sido conformadas".

A su vez, el portavoz del Pentágono, John Kirby, declaró el lunes que Washington conocía las informaciones sobre un ataque químico en la ciudad pero que no las había podido confirmar.

- "Momento crucial" -

Moscú ha hecho de la conquista total de Donbás su objetivo prioritario y Kiev, Ucrania anunció que espera en breve una gran ofensiva en esa región fronteriza con Rusia, parte de la cual está desde 2014 bajo control de separatistas prorrusos.

"Según nuestras informaciones, el enemigo está cerca de concluir su preparación para un asalto sobre el este. El ataque tendrá lugar muy próximamente", advirtió el portavoz del ministerio ucraniano de Defensa, Olexandre Motuzianik.

En Washington, un alto cargo del Pentágono confirmó que las fuerzas rusas se reagruparon alrededor del Donbás y están cerca de la ciudad estratégica de Izium.

Analistas consideran que Putin, estancado ante la dura resistencia ucraniana, quiere alcanzar una victoria en esa región antes del desfile militar del 9 de mayo en la Plaza Roja para marcar la victoria soviética sobre los nazis.

"La batalla por las regiones de Donetsk y Lugansk es un momento crucial de la guerra", declaró en Telegram Andriy Yermak, jefe de gabinete del presidente ucraniano Volodimir Zelenski.

"Para Ucrania es la ocasión de privar a Rusia de la posibilidad de seguir su agresión derrotando a su ejército (...) para Occidente se trata también de una batalla fundamental porque nuestra victoria depende de la rapidez de la toma de decisiones en materia de armamento", agregó.

"La batalla por el Donbás durará varios días y en esos días nuestras ciudades podrán estar completamente destruidas", adelantó en Facebook Sergei Gaidai, gobernador ucraniano de la región de Lugansk, en el Donbás, al llamar a los civiles a salir de la zona.

Advirtió que "el escenario de Mariúpol se puede repetir en la región de Lugansk".

Mariúpol UCRANIA.jpg
Las fuerzas rusas mantenían este martes la presión sobre la estratégica ciudad portuaria de Mariúpol, que las tropas ucranianas intentan desesperadamente defender.

Las fuerzas rusas mantenían este martes la presión sobre la estratégica ciudad portuaria de Mariúpol, que las tropas ucranianas intentan desesperadamente defender.

- Sanciones bajo estudio -

En el plan diplomático, el canciller austriaco Karl Nehammer, primer gobernante europeo en visitar Moscú desde la invasión a Ucrania, se reunió el lunes con Putin y dijo estar "pesimista" ante su "lógica de guerra".

"No hay que hacerse ilusiones. El presidente Putin entró de lleno en la lógica de guerra y actuará en consecuencia", en espera de alcanzar "un éxito militar" rápido, agregó.

En Luxemburgo, los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea (UE) comenzaron el lunes a estudiar un sexto paquete de sanciones contra Moscú, que no tocaría las compras de petróleo y gas.

A su vez, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski insiste en exigir a todos sus interlocutores europeos "la adopción de sanciones fuertes". Reclama suspender la compra de petróleo y gas y la entrega de armas pesadas para resistir la ofensiva anunciada en el Donbás.