Ambiente Ambiente - 

Francia alerta sobre el cuidado de los océanos

Secretario de Estado del Mar de Francia, Hervé Berville, hizo un urgente llamado a la conservación de los océanos.

AFP
Por AFP

Ante los crecientes efectos del cambio climático, se disparan las alertas sobre la conservación de los océanos. El secretario de Estado del Mar de Francia, Hervé Berville, afirmó este jueves en Costa Rica, que se debe tener en cuenta que los océanos son aliados de la humanidad en la lucha contra la crisis ambiental, por ende, es imperante su cuidado.

"El reto consiste en recordar que el océano está amenazado por el cambio climático, que está amenazado por actividades que podrían tener efectos irreversibles, pero que el océano es un aliado esencial en nuestra lucha" contra el calentamiento global, comentó Berville en una rueda de prensa en San José.

Costa Rica acoge este viernes y sábado la cumbre por la protección de los océanos "Immersed in change" como reunión previa antes la III Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Océano, prevista para junio de 2025 en la ciudad de Niza y que coorganizarán Francia y el país centroamericano.

Berville, representante principal del gobierno francés durante el foro en Costa Rica, destacó la función del océano para absorber como carbono.

Océanos, víctimas del cambio climático

Berville comentó que el océano "es víctima" del cambio climático y perturbaciones climáticas que provocan acidificación del agua, el blanqueamiento de corales, la subida del nivel del mar y otros efectos negativos para los ecosistemas marinos.

Además puntualizó en la amenaza de la explotación minera de los fondos marinos. "Sería un desastre para nuestros océanos", afirmó.

El funcionario francés también alentó al conocimiento del océano: "Sólo conocemos el 3% de lo que hay en las profundidades marinas", dijo.

Berville hizo un llamado a los gobiernos a sumarse al Tratado de Protección de Altamar, firmado en 2023 por más de 70 países en las Naciones Unidas.

La altamar son aguas internacionales que empiezan donde acaban las zonas económicas exclusivas (ZEE) de los Estados, a unas 200 millas náuticas (370 km) de las costas.

Actualmente, sólo alrededor del 1% de la altamar está bajo medidas de conservación, y la herramienta estrella del tratado es la creación de zonas marinas protegidas en estas aguas.