Actualidad - 

Retoman desembarque de crucero atracado en California por coronavirus

Buses estacionados en el puerto de Oakland, adonde llegó el Grand Princess, recibían pasajeros con mascarillas.


Las autoridades retomaron el desembarque de unos 2.400 pasajeros del crucero que atracó la víspera en un puerto de California con al menos 21 casos positivos del nuevo coronavirus.


Buses estacionados en el puerto de Oakland, adonde llegó el Grand Princess, recibían pasajeros con mascarillas que en pequeños grupos bajaban la escalinata de la embarcación para ir al lugar donde serán nuevamente examinados y comenzarán una cuarentena de 14 días.


Las operaciones se retomaron a las 8:00 locales después de una pausa nocturna, según informó el gobierno de California, que espera que aumente el ritmo de la evacuación este martes.


El crucero, con unos 2.400 pasajeros y 1.100 tripulantes, interrumpió su rumbo a Hawái luego de que un hombre de 71 años, pasajero del viaje anterior que fue a México, muriera por el virus tras desembarcar.


La embarcación estuvo después cinco días varada en la costa californiana hasta que recibió instrucciones de atracar en Oakland, para iniciar un complejo operativo de desembarque que puede tomar varios días.


"Todo lo relacionado con el barco de ayer va increíblemente bien", dijo el presidente Donald Trump en la Casa Blanca este martes.


Estados Unidos suma más de 800 casos positivos, con al menos 28 muertes, según la Universidad Johns Hopkins.

- Desembarque más rápido -
La primera etapa, el mismo lunes, se enfocó en evacuar a las personas que precisaban cuidados médicos urgentes. Eran tratados por equipos vestidos con trajes especiales con respiradores y evacuados en ambulancias.


La Oficina de Servicios de Emergencia de California (Cal OES) indicó que un total de 407 personas desembarcaron el lunes: 173 residentes de Estados Unidos, de los cuales 24 fueron transportados en ambulancias.


El resto, habitantes de California, fueron en bus a la base de la Fuerza Aérea Travis, unos 80 km al norte del Puerto de Oakland.


Según el canal local KTUV, estas personas permanecerán en cuarentena en un hotel dentro de la instalación militar que fue usado para los pasajeros evacuados de la china Wuhan, epicentro de la epidemia, y del crucero Diamond Princess en Japón.


"El primer día de desembarco se centró en los pasajeros con mayores necesidades médicas (no necesariamente relacionadas con COVID-19). Muchos de estos pasajeros tenían limitaciones en sus movimientos, lo que requirió mayor tiempo y cuidado mientras desembarcaban del buque", indicó Cal OES.


"Con esos individuos transportados de manera segura a lugares donde pueden recibir atención, se espera que el ritmo de desembarco del buque aumente hoy", añadió.


El lunes también salió un grupo de 228 ciudadanos canadienses que fue repatriado y estará en cuarentena de 14 días en una base militar.


"Un número muy, muy pequeño" de los pasajeros canadienses se quedó para recibir tratamiento en California por problemas de salud no relacionados con el coronavirus, dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Francois-Philippe Champagne, que indicó que otros compatriotas eran tripulantes y permanecerían en el crucero.

- Demanda de USD 1 millón -
A bordo del barco se realizaron 45 pruebas diagnóstico, que confirmaron 21 casos, 19 entre la tripulación, que hará su cuarentena en la propia embarcación en un lugar aún no determinado -pues dejará el puerto tan pronto termine el desembarque.


El resto de los pasajeros, habitantes de otras regiones de Estados Unidos, serán llevados a instalaciones militares en Texas y Georgia, mientras que los residentes de otros países serán también repatriados.


"Nos dijeron que esperaban que todo el mundo abandonara el barco mañana (miércoles) por la noche", dijo a la AFP Carolyn Wright, una pasajera escéptica de 63 años aún a bordo. "Creo que estaremos aquí otros dos días".


Mientras el proceso se realiza, los pasajeros deben permanecer en sus camarotes... algunos con balcón y vista al mar, otros sin ventanas.


Una pareja de Florida, aún a bordo, demandó a la operadora Princess Cruise por 1 millón de dólares por negligencia al "permitir" que fueran expuestos al virus.


Un total de 62 pasajeros, que estaban en el crucero anterior en el que se infectó el pasajero que murió, siguieron rumbo para Hawái.


"Sabiendo que algunos pasajeros y tripulantes habían sido expuestos al COVID-19, el acusado Princess expuso a los acusadores a un riesgo inmediato".


© Agence France-Presse

FUENTE: Agencia AFP