Actualidad - 

Más de B/.470 millones para combatir la pobreza y la desigualdad

En los últimos dos años el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) ha invertido más de 470 millones de balboas en una política social donde la restitución de los derechos, el combate a la pobreza y la desigualdad ha trazado la ruta para que las poblaciones prioritarias como lo son adultos mayores, primera infancia, personas con discapacidad y las mujeres sean actores de su propio desarrollo.

Así lo expresó la ministra del MIDES, María Inés Castillo, quien hizo un balance de gestión enumerando una serie de acciones que visualizan el esfuerzo del Estado por sentar las bases para un desarrollo social para todos y todas.

Se ha invertido 458.6 millones de balboas a través de los Programas de Transferencias Monetarias Condicionadas (PTMC), que permitieron garantizar la seguridad alimentaria de 194 mil beneficiarios (67.92% mujeres) de los programas Ángel Guardián, Redes de Oportunidades, 120 a los 65 y el Bono Alimentario SENAPAN.

Las mujeres rurales fueron protagonistas en 24 meses de gestión al encabezar proyectos autosostenibles en sus propios entornos. Con los programas de Redes Territoriales y Cohesión Social, el Estado a través de socios estratégicos invirtió más de cinco (5) millones de balboas para que 9 mil 89 panameños, la mayoría de ellas mujeres, desarrollen proyectos agrícolas, avícolas y de inversión productiva.

Mientras que unos 15 mil panameños (as), que están bajo la protección del Estado y otros que son atendidos a través de las Organizaciones no Gubernamentales (ONG), mejoraron su calidad de vida con programas subsidiados por un valor de 9.4 millones de balboas.

Durante los dos primeros años de gestión (2019-2021) se realizaron grandes avances en combatir el analfabetismo. En este periodo se logró alfabetizar 2 mil 98 ciudadanos en medio de la pandemia por la COVID-19. El programa ha calado con fuerza en las regiones apartadas del país y de difícil acceso.

En relación al combate a la pobreza, Panamá adoptó el Índice de Pobreza Multidimensional a Nivel de Corregimientos (IPM-C), herramienta que ha identificado a partir de evidencias científicas las principales carencias que ocurren de manera simultánea en las poblaciones más pobres del país.

Este instrumento de acuerdo con la titular de la cartera social ha sido una pieza clave para el Plan Colmena, que ha identificado a los 300 corregimientos más vulnerables del país y donde la oferta del Estado ha mejorado la calidad de vida de 777 mil ciudadanos que viven en el umbral de la pobreza.

En Capira, donde se está desarrollando el plan piloto, el 56.6% de la población, es decir, unas 21 mil 587 personas se han beneficiado con una serie de proyectos que le ha mejorado su calidad de vida.

En primera infancia, la ministra María Inés Castillo destacó la sanción de la Ley No. 171 de 15 de octubre del 2020 que garantiza los servicios y atenciones que cada niño y niña del país debe recibir para asegurarles un desarrollo pleno. También hizo referencia a la firma del Decreto Ejecutivo No. 404 del 30 de octubre de 2020, que permitió reforzar la protección de las Casas Hogares y Albergues, que brindan cuidados y atenciones a nuestros niños, niñas y adolescentes.

Durante la pandemia el MIDES, en coordinación con UNICEF y la OPS, lograron la reapertura de 100 Centros de Atención Integral a la Primera Infancia (CAIPI) que ha permitido atender a 2 mil 218 pequeños, entre las edades de cero (0) a cuatro (4).

Mientras que en los lugares donde no operan estos centros, el MIDES distribuirá 5 mil “mochilas cuidarte”, que le permitirá a los padres de familias estimular a sus hijos a partir de una guía didáctica.

FUENTE: Redacción ECO