NACIONALES Telemetro Reporta Chiriquí -  7 de junio 2022 - 08:56hs

MINSA mantiene vigilancia sanitaria en Paso Canoas

En Paso Canoas, el MINSA se mantiene en vigilancia sanitaria ante la posibilidad del ingreso de personas contagiadas con la viruela del mono.

El Ministerio de Salud (MINSA) confirmó que mantiene vigilancia sanitaria se da la frontera de Panamá con Costa Rica en Paso Canoas, en puertos marinos y en el aeropuerto internacional Enrique Malek, ante la posibilidad a que ingresen personas contagiadas por la enfermedad de la viruela del mono, según confirmó la directora regional del MINSA, Gladys Novoa. “Esperamos que en Panamá no se registren casos de la viruela del mono; sin embargo, nuestros equipos técnicos están preparados para el eventual manejo de pacientes de esta enfermedad y establecer los protocolos de bioseguridad correspondientes”.

Señaló que de detectarse algún caso, el MINSA cuenta con instalaciones que le permitan el aislamiento de la persona para evitar que otras personas resulten contagiadas.

La alerta se intensificó ante un caso sospechoso del virus detectado en Costa Rica el pasado 1 de junio, en una turista noruega de 21 años que se encuentra estable y en aislamiento.

La joven ingresó a Costa Rica el 22 de mayo junto a seis personas más, quienes también están en aislamiento, y se desplazó por San José, San Carlos (norte), Limón (Caribe) y Puntarenas (Pacífico).

La viruela del mono es una enfermedad zoonótica, con síntomas muy similares a los pacientes con viruela, cuyos síntomas son: fiebre, dolor de cabeza, inflamación de ganglios, dolor lumbar, falta de energía y erupción en la piel.

El martes 24 de mayo, el ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, decretó alerta sanitaria en el territorio nacional, ante la detección de casos en el mundo.

Sucre detalló cómo las personas pueden contagiarse de la viruela del mono. El mecanismo de transmisión de la enfermedad consiste en el contacto de una persona con el virus de un animal el cual ingresa al cuerpo a través de heridas en la piel, mordeduras o arañazos, preparación de carne de animales silvestre, el tacto respiratorio o las membranas mucosas tales como ojos, nariz o boca.

En caso de sospecha de contraer la enfermedad, se recomienda el aislamiento de inmediato, mantener las medidas de higiene y acudir a un médico o centro de salud. Para esta enfermedad no existe vacuna ni tratamiento específico.