ECONOMÍA Telemetro Reporta Chiriquí - 

Ministerio Público alerta a padres por redes sociales

El Ministerio Público en Bugaba adelanta varias investigaciones sobre depredadores sexuales que ya han atacado a varias víctimas por redes sociales.

Jaime Saldaña
Por Jaime Saldaña
jsaldana@medcom.com.pa

Las redes sociales están siendo utilizadas por personas que mediante identidades falsas llegan hasta menores de edad para cometer delitos de extorsión, pornografía y hasta violación sexual. La agencia subregional del Ministerio Público en Bugaba adelanta varias investigaciones sobre depredadores sexuales que ya han atacado a varias víctimas. A un hombre de 39 años se le decretó detención preventiva en una audiencia de garantías luego que por parte del Ministerio Público se le inició una investigación que indica que se hizo pasar como una mujer; consiguió que un menor de 17 años le enviara imágenes íntimas para luego extorsionarlo y abusar de él.

La Fiscal Mercedes Gutiérrez, indicó que han detectado que los depredadores sexuales están utilizando redes como Instagram y Facebook donde se hacen pasar por otras personas con perfiles falsos para contactar a menores de edad, en su mayoría, para sostener conversaciones con temáticas sexuales.

"Ellos les solicitan que envíen e intercambien imágenes con desnudos. Con estas mismas imágenes les extorsionan pidiendo cantidades de dinero a través de intimidación y amenazas para luego obligarlos a delitos sexuales en su detrimento", mencionó.

Cuando se realizan las denuncias el personal de informática forense puede verificar las cuentas que son utilizadas para cometer el delito y verificar si existen otros menores de edad que también han sido víctimas del mismo depredador.

Los menores de edad acceden a los deseos del delincuente para evitar que se publiquen sus imágenes íntimas y también que sus familiares se enteren de la situación.

Las autoridades están haciendo el llamado de atención a los padres para tener mayores cuidados con el uso de las redes sociales por parte de sus hijos menores de edad y así evitar que terminen siendo víctimas de adultos que se están valiendo de la tecnología para operar.