Presidente, ¿no hará nada? Increíble | Flor Mizrachi

Panamá, 23 de febrero de 2021.

FARSA. El Consejo Municipal no ha enviado la resolución de la suspensión de la licencia de dos años de Judy Meana y al llegar ayer a su oficina, los policías municipales no la dejaron entrar. Esa es una clara demostración de que Fábrega no la quiere de vuelta, porque si la quisiera, con su orden le harían hasta una venia al entrar. Al fin y al cabo esa es una vicealcaldesa electa por votación popular, así que esa resolución es un mero formalismo. Macondo es un detalle. Pero hablando de Judy, sigue sin explicar la carta a Cortizo poniendo su cargo a disposición desde el 20 de enero, cuando el 5 de febrero se le preguntó directamente y se hizo la desentendida. Sorprendida, que eso no se le había comunicado a Pancho Alemán y lloradera y tal. Resulta que ella misma había puesto su cargo a disposición 15 días antes. Eso es vernos la cara de tontos. Qué rápido aprendió las malas mañas de los politiqueros. Se vende diferente, pero no es tan distinta nada. Busca apoyo de la ciudadanía, pero no es franca con ella.

PARAÍSO FISCAL. La Unión Europea mantuvo a Panamá en su lista negra por negarse a cooperar en materia fiscal. Digo, muy iluso el que pensó que nos iban a sacar de ahí. Sin hacer lo que debemos, poco conseguiremos. Ahí estamos achantados, en un sofá cada vez más cómodos. De nuevo haciendo bulla afuera. Y por nada bueno. Menos mal que en su toma de posesión Cortizo dijo que en 13 meses nos sacaría de las listas discriminatorias. Imagínense si no.

NIÑOS. Otro día más pasó y no nos dijeron cuántos niños fueron abusados de mano del Estado, a cuántos mudaron de albergue, cuántos albergues han cerrado, cuáles son esos albergues ni cuántos detenidos hay en esos albergues que cerraron. Porque si los cerraron fue porque abusaron niños, ¿cómo no van a haber detenido a los responsables? Más escandaloso que el escándalo per se es que haya tanta inacción, tanta complicidad. Es inconcebible que les corra cool aid por las venas: se trata de niños. Niños indefensos y vulnerados. Niños a los que el Estado, pudiendo dar en adopción, no les da otra opción que guardarlos en un depósito, porque en eso han convertido los albergues. En depósitos para cosas, no para niños. Y esos son niños que bien pueden ser nuestros hijos. Mi hijo, su hijo. Con esto que pasó y quién sabe si sigue pasando, esas protestas no deberían tener 100 personas sino miles. Miles pidiendo respuesta, pidiendo justicia, pidiendo información. Cada día que pasa sin que sean claros puede ser un día más de abuso, de violaciones, de niños comiendo comida de perros, de niños sin medicinas para enfermedades que no se curan rezando. ¿No nos roba el sueño eso? Eso es una pesadilla. Y no entiendo la diputada Rodríguez dando afuera los detalles de los abusos que no da aquí adentro... Por otro lado, los diputados de tener el tema olvidado ahora quieren presentar dos proyectos no consensuados entre sí. A eso hay que prestarle mucha pero mucha atención. Y por otro lado más, los directivos actuales del Senniaf, así como los ministros anteriores del Mides y los directivos y directores anteriores del Senniaf, siguen en silencio. De nuevo. No los soltemos, que dejar que esto sea otro escándalo más sin consecuencias es seguir castigando a la niñez. Y presidente, usted firmó en campaña el compromiso de la niñez. El acto fue público y los compromisos eran claros. Se los dieron masticaditos. ¿Usted solo va a hacer una declaración vacía y ya, con eso debemos darnos por bien servidos? ¿Por qué hizo cambios en el Senniaf días antes de conocerse el informe? ¿Por qué se botó a las funcionarias que hicieron el informe? ¿Cuándo vamos a instaurar el sistema de garantía de derecho y protección? No tenemos ni ordenamiento jurídico de las leyes de niñez… Presidente, son los niños de su país. Con los que usted se tomaba fotos y las posteaba. ¿Eso es lo que le importan los niños?

JUGARRETA. Siguiendo con el silencio de los ministros que conforman la directiva del Senniaf, de la actual y la anterior, quiero resaltar que muchos ni van. Porque es que claro: no tienen ni idea ni tiempo para eso. Pero así les completan el salario que no les pueden pagar como ministros porque la ley tiene un tope. Ayer el ex ministro de Trabajo dijo que él pertenecía a 14. Imagínense ustedes. A 14. Y claro, delegan, y así se van perdiendo los controles. Y esos polvos traen estos lodos. ¿Consecuencias? Ninguna.

SILENCIOS. Y sigo con los silencios. Inaudita la inacción de la Corte. Vamos para un año de cuarentenas y toques de queda emitidos por decreto, sin ningún fundamento en la Constitución, y ellos callados, haciéndole el juego al Ejecutivo. De verdad, ¿qué seguridad jurídica, que tranquilidad democrática, puede haber en un país así? ¿Quién quiere invertir en un país así, en el que las reglas las ponen por capricho y los que deben poner orden miran cómodamente para otro lado? Vergüenza, vergüenza de Corte tenemos.

NADA PASÓ. Miren ustedes otra prueba de que la justicia en este país no funciona. Ahí dejaron sin efecto las medidas cautelares a las personas que “investigaron” en el caso de las sociedades relacionadas a Moncada, a quien ya le extinguieron la pena. La esposa, Pipo Virzi, Ricky Calvo, entre otros. Colorín colorado, aquí nada ha pasado. Luego nos rasgamos las vestiduras porque nos meten en las listas.

POLITIQUERÍA. No sé si vieron ayer el comunicado que firmaron Dino Mon, César Tribaldos, Carlos Abadía, Roberto Brenes, Juan Lacalle y Jorge Nicolau sobre la gravedad del problema del Seguro y la falta de estados financieros. Un comunicado claro, for dummies, en el que la conclusión es clara: el país no aguanta más soluciones cosméticas ni cálculos electorales. Esa es la cruda realidad. Si parten el diálogo de la base de no tocar las medidas paramétricas, no resolveremos nada. Ojalá sean sensatos, porque si no, como bien lo dice el manifiesto, nuestros hijos y nietos pagarán muy caro la irresponsabilidad de no haber hecho lo correcto.

FESTÍN. La ministra de Educación confirmó ayer que ya en octubre compraron 25 mil tablets, y que ahora están haciendo una segunda compra. ¿Cuánto, a quién, cuántas? ¿O eso nos lo dirán después de contarnos acerca de la compra de útiles y zapatos en plena pandemia, cuando los niños ni iban a la escuela, y después de decir cómo es que siguen sin poder ubicar a 40 mil niños? Prohibido olvidar.

IRONÍA. ¿Y qué tal ayer Pineda, quejándose por el precio de las pruebas Covid en la privada, que según él son cuatro veces más caras que en otros países de la región? Primero, un research en Google, no sé, le demostraría que eso es falso. Más allá, que vaya a la pública, pues, porque como bien le respondió el magnánimo, el Minsa no puede intervenir en los costos de una prueba en clínicas privadas. Pero no, él no pisa la pública. ¿O no se atendió en hospital privada cuando le dio Covid? Además, ver a un diputado denunciando robos es, digamos, interesante...

CUENTO. Sobre las pruebas, Sucre dijo que no van a permitir que el plan de vacunación se rompa por criterios que se salgan de la parte técnica. Eso, luego de las quejas en Veraguas donde había una lista de los que iban a vacunar. Y adivinen qué dijo. La clásica “tomaremos cartas en el asunto”. ¿Cuándo? ¿Antes o después de multar a los restaurantes reincidentes y sancionar a los que se han vacunado colándose? Cuento es lo que estamos hartos de oír.

Te puede interesar