Muy preocupante el rumbo que lleva este país | Flor Mizrachi

Panamá, 09 de abril 2021

Aquí las glosas de hoy.

ARBITRARIEDAD. En el capítulo de incompetencia y arbitrariedad de esta semana, tenemos los abusos en Tocumen. Filas larguísimas, personal insuficiente, aglomeraciones innecesarias, decenas de policías metiendo miedo en un país en el que en teoría no hay ejército, y peor aún, pruebas a personas que ya traen la suya y estadías obligatorias en hoteles no elegidos por ellos, a pesar de dos negativos. Sin pasaporte y con desconocidos. Eso atenta no solo contra la imagen del país, sino contra las garantías fundamentales de la gente, amén de que no beneficia el control epidemiológico porque esa cepa, una de muchas, está en 40 países y podría entrar de donde sea. A punta de arrogancia, desprecio por los derechos básicos e ignorancia están destruyendo el turismo y el país. Ah no, pero después quieren "arreglarla" creando una entidad innecesaria y cara para atraer inversiones. con reglas cambiantes, toques de queda infinitos y este tipo de arbitrariedades, ¿quién va a querer invertir aquí? el comunicado de Apatel, duro y al hueso, lo dice clarito. Cada vez son más fuertes los pronunciamientos de los gremios. en todos los temas. y el gobierno no despierta en ninguno. Muy preocupante este rumbo. Y el ministro de turismo, en belén con los pastores. ¿para eso sigue de ministro?.

IRRESPONSABLES. Por un lado están estos abusos y por otro la descarada gastadera y la falta de transparencia. La Asamblea haciendo división de materia, Leandro Ávila (que trabajó en Contraloría) quejándose de que no tiene sentido devolver los viáticos que no usan (surreal), el Ejecutivo batiendo récords en contrataciones y planillas, Panamá Solidario reportando el 10% de sus compras... insulta la desconexión con la realidad, la poca solidaridad, el nulo respeto a la ciudadanía… ¿cómo pueden aumentar 6% la planilla en pandemia, si la economía decreció 17%? Ese 17% representa una pérdida de 46 millones cada día, pero no, ellos siguen contratando gente y además pagándoles el 100%, porque nunca se bajaron los salarios. Contratando gente cuestionable, además, si no miren a Ali Waked, miembro de la prestigiosa lista Clinton. 6 mil dólares en Presidencia, más la fina cortesía de un billetito para divulgación radial. En Costa Rica el presupuesto de gastos se mantuvo. Aquí subió 10%. Y todavía le deben al personal de salud, a los hoteles, proveedores, agricultores… a todo el mundo. En eso es que debería estar el vice de Finanzas Jorge Almengor, no robando cámara en jornadas de vacunación.

VERGONZOSO. El Meduca cedió a las presiones de los gremios docentes y suspendió la apertura de las escuelas. Aun cuando eran solo 19 escuelas, semi presenciales, gradual y voluntariamente. Los docentes están poniendo como condición que todos los administrativos, profesores y directivos de todos los planteles estén vacunados con las dos dosis (de Pfizer, no de Astra Zeneca porque además exigen cuál vacuna usar), y tener agua en todas las escuelas (cuando hay escuelas que nunca han tenido). Con esas exigencias, que dejan claro que ellos no quieren trabajar, no vamos a abrir nunca. Y como ellos siguen cobrando, más cómodos están: ¿qué importan los alumnos? Explíquenme en qué trabajo uno sigue cobrando sin ir por más de un año, y darse el tupé de decir no cuando el jefe dice que es hora de volver. Ellos llegan hasta donde se los permiten, y demasiado les han permitido. Por cierto, Cortizo sigue sin vetar el proyecto que obligaría a las escuelas a dar descuentos. Ojo a eso.

ABSURDOS. Hablando de absurdos, no me deja de indignar que los pacientes crónicos hayan tenido que salir a protestar para que los vacunen. ¿En qué país serio van modificando el orden de vacunación? Esto lo hicieron sin que los expertos que tienen aconsejándolos siquiera lo supieran. ¿En qué país serio han ido primero los docentes y los administrativos de la fuerza pública y los ministerios, que los enfermos crónicos, que representan el 70% de los fallecidos? Cuando ya vacunaron, por cierto, hasta a los administrativos de la Corte, a los alumnos de Odontología de la Universidad que no ven pacientes, a un chorro de PRDs… El sentido común aquí es nulo. ¿Cómo se explica que hayan metido al 8-1 y al 8-9 antes que el 8-7, sin siquiera tener la decencia de explicarlo? Y siguen sin aceptarle la ayuda a los hospitales privados que hasta el algodón iban a dar gratis. A este paso terminamos de vacunar en el 2023.

HILO. Me he pegado esta divertida en los últimos días leyendo el Panamá América y viendo cómo les sacan los trapos a los delatores de Martinelli... Nunca había estado tan buena la novela desde que ese periódico se volvió un new bussiness. Porque claro, los socios que antes eran honestos, perseguidos y de familia, se vuelven maleantes apenas cantan. Lo interesante es la polarización que consiguen, cuando ahí todos son hmmm. Por un lado Martinelli los abandonó cuando la justicia los sometía, pero por el otro, el que delata no es inocente, el que delata también cometió el delito. Simplemente no le pareció justo caer solo. Y para evitar los cuestionamientos entonces Martinelli, aprovechando que sus seguidores se dejan distraer fácil, se pone con tonterías como que va a ir a pegarle a Varela. Cosa que por cierto, ha dicho varias veces y al final cri cri cri. O se pone a hacer ruido barato disfrazado de estadista, para que no entendamos la gravedad de que se le estén volteando las cartas, como que su ex secretario Adolfo de Obarrio va a delatarlo también gracias a un acuerdo de extradición que su propio gobierno firmó con Italia… O que mientras en Panamá se burla de la justicia, la Audiencia Nacional Española lo imputó por blanqueo y corrupción en el caso FCC. Cuánto poder tiene Varela, joder. FCC, la misma empresa que confesó coimas afuera, que no las ha querido confesar aquí, y que aun habiendo un arbitraje internacional, sigue sentada en la mesa grande negociando a puertas cerradas con el Seguro Social. Qué injusto es que estemos en las listas oscuras, ¿no? Lo mismo con la Caja de Ahorros abriéndole cuentas a investigados por lavado… y Odebrecht, que tiene casi 6 mil fallas que corregir solo en Tocumen, pero siguen siendo los reyes y sin pagar su multa. Por esas cosas estamos en las listas, no porque somos tan geniales que el mundo nos envidia.

CHISTES MALOS. Hubo varios chistes malos esta semana. Primero, la reelección de Le Blanc (una cachetada a los derechos humanos que nunca ha defendido), segundo el estudio que dice que durante la pandemia el Minsa y la Policía fueron las instituciones que más mejoraron su reputación. ¿El estudio lo patrocinó el Minsa o la Policía? Y tercero, Benicio sintiéndose “merecedor” de presidir la Asamblea. Qué humilde, ¿no? ¿Y lo merece por exactamente qué méritos? ¿Qué ha logrado en 35 años como diputado para la comunidad, no para él? Al final, probablemente el 1 de julio lo veremos sentado en esa silla. Y yo no sé si eso es otro intento de distracción más, pero que él tenga esa autoestima es culpa nuestra. Él ni llegó ahí ni se ha reelecto seis veces solo a pesar de sus escándalos. Por cierto, él dijo que el que habla ahora de candidaturas presidenciales no quiere a su país. ¿Con quién iba eso, contra Carrizo o contra él mismo, que también dijo que él tiene derecho y que quién nos aguantará cuando él anuncie su candidatura? Sálvese quien pueda.

COMPLICIDAD. Esta semana, como para variar, la Corte reafirmó la tragedia que es nuestra justicia, primero con el juicio a Arquesio que empezó pero tuvieron a los testigos 12 horas encerrados sin siquiera comer y sin celular, y segundo, no admitiendo el amparo que buscaba revertir la decisión de la jueza que le ordenó a La Prensa no dar detalles de la investigación a Janio Lescure. Esa investigación es sobre compra y venta de fallos en la Corte, la misma Corte que decide prohibir que se publique algo al respecto. Un conflicto de intereses vergonzoso y una complicidad casi auto incriminadora, cuando ellos deberían ser los principales interesados en probar que eso es una mentira. A menos que no lo sea. ¿Para quién trabajan estos magistrados? Porque evidentemente, para hacer justicia no. Ah, y que no se nos olvide que la jueza que prohibió hablar de Lescure es hija del ex diputado Juvenal Martínez, que era CD y saltó al PRD. Esas son las consecuencias de nombrar jueces de a dedo, no por méritos. Quedamos a merced de los caprichos.

SALUDITOS. Y los saluditos van para Acodeco. ¿Hasta cuándo los supermercados van a seguir subiendo los precios, sin que nadie diga nada?

Otro para Enrique Lau, que sigue sin dar explicaciones del Hospital Covid ni de la violación (no ‘incidente’, violación) de una paciente en el Rafael Hernández. No se nos va a olvidar.

Y unos muy positivos para la generación de cristal. Verracos cuestionando lo que otros normalizaron.

Por cierto, ¿ya pusieron las multas por la fiesta de Atlapa? ¿Y las de La Fragata, el entierro, Red Lion y Dorado Lakes? Ven, pasa todo y nunca pasa nada.

Te puede interesar